Dicen ahora que la Junta de Moreno y Marín no había dado su permiso

Recuerdo que se dijo desde instancias políticas almerienses de la Junta y desde alguna voz autorizada de la autoridad portuaria que sería inminente la carga de mineral por el puerto de Carboneras este verano que está llegando a su final. No se dijo en ningún momento que se estaba a la espera de los permisos de los Memes de Sevilla, se le vendía a los vecinos del pueblico que todo estaba en regla, contratados los barcos, los camiones y elegidas las carreteras por donde debía pasar la larga procesión de la hermandad ferrosa de Alquife hasta su llegada al puerto de Carboneras donde estaba previsto su carga camino de la lejana China.


Pues parece que los engañaron, que esas voces que se levantaron en su día casi poniendo día y hora a la procesión o estaba engañando a los vecinos o desde Sevilla los tenían engañados a ellos. Lo cierto es que la pareja política ha quedado a la altura del betún betunero en su tierra. La portavoz de la Junta en Almería no ha quedado muy bien que digamos, pobre mía, y en cuanto al presidente de la autoridad portuaria me lo han dejado al hombre con las vergüenzas al aire. ¡Jesús, Jesús!


Como para fiarse de ellos la próxima vez que hablen de mineral o de cualquier otra cuestión en su tierra. Comprendo la satisfacción y alegría de la plataforma carbonera, pero no creo que sea como para lanzar las campanas de San Antonio a las alturas. Me gustaría equivocarme y que la decisión actual de la Junta se mantuviera por el bien de los vecinos, pero estarán con uno que no son de fiar y de ello deben ser conscientes los ciudadanos de Carboneras. Se han preguntado quién miente más y más alto ¿los portavoces de la Junta en Almería o los señores que sin dar la cara ante los almerienses nos gobiernan desde Sevilla? Cuando hablaban doña María Isabel y don Jesús es de imaginar que lo hacían en nombre y con los places de sus jefes de Sevilla ¿o no? Pues los han cubierto de mineral ferroso y les han cambiado el color del pelo sin tener que pasar por la peluquería. No hay mal que por bien no venga. Si los políticos tienen sueldos bajos ¡pobrecitos míos! no les viene mal alguna ventajilla en la cuestión de la estética: peinado y mechas de color en el pelo sin tener que pasar por la ventanilla de pago. Carboneros no se duerman, son políticos, no hay que fiarse de ellos. 


.



 

Temas relacionados
Política Carboneras Estética Verano Memes Vecinos

para ti

en destaque