José María Rossell

En 1967, José María Rossell trajo a Garrucha 125 turistas alemanes. Hoy, Almería recibe más de 1.300.000. Su Grupo gestiona 37 hoteles y 15.000 camas. Crecemos desde Al

Fausto Romero-Miura Giménez 03:00 • 09 jul. 2017

El nunca tantos debieron tanto a tan pocos  que dijo Churchill del agradecimiento que los ingleses debían a sus aviadores militares, podría decirlo Almería de algunos pocos empresarios: Juan del Águila, Francisco Martínez-Cosentino, José María Rossell...
He leído una biografía muy documentada. ¿Qué sería de la Almería de hoy, que tanto debe al turismo, si en 1967, con veintiún años, no hubiera llegado a Garrucha, aislada por unas carreteras infames, y arrendado el hotel Costablanca, con 42 camas, y la pensión Los Arcos, con 19? Hoy, su Cadena “Playa Senator, Hotels&Resorts”, gestiona 36 hoteles y 15.000 camas, con 3.000 empleados en temporada alta, está entre las diez primeras de España y es la primera de Andalucía. Y -lo dice él- crecemos desde Almería y con Almería en el corazón lo que, en su caso, es una doble verdad, pues ha cumplido las bodas de plata de su matrimonio con María del Mar Agüero, más almeriense que el Cañillo, su complemento perfecto.
Con todo, Almería tardó en reconocerlo. Mientras los hoteleros españoles lo eligieron presidente nacional de Zontur y de Exceltur, y el Consejo de Ministros le concedió la Medalla de Oro al Mérito turístico, cierto sector cainita del empresariado almeriense lanzó una campaña de descrédito  por su pasado político. Muy almeriense: a quien destaca, llega el cristobica de turno y le agacha la cabeza a cachiporrazos.  
Ya en marzo de 1967 trajo a las modestas instalaciones garrucheras a los primeros turistas alemanes, que aterrizaron en el aeropuerto militar de San Javier, en Murcia, porque Almería no lo tenía. Fue el principio del despegue del turismo en Almería: en 2016 hubo más de 1.300.000 turistas y de 5.500.000 pernoctaciones. 
En Garrucha, José María hacía un poco de hombre orquesta: hay una foto suya, entrañable, subiendo los equipajes a la baca del autobús. Pero, enseguida, se dio cuenta de que había un filón por explotar: “a lo largo de nuestra vida se nos presentan muchas oportunidades, pero tenemos que saber aprovecharlas y nos tienen que pillar trabajando. Se consigue lo que uno se propone con honestidad, ilusión, imaginación, constancia y trabajo”. 
Inmediatamente, fundó “Viajes Rossell”, la agencia de viajes, que canalizó el flujo de turistas que, políglota, fue captando en sus viajes por el mundo para dar a conocer un destino virgen e ignorado, y abrir mercados para Almería: EE.UU., Alemania, Holanda, Gran Bretaña, Suecia, Noruega, apostando, ya entonces, por el turismo de invierno.
A título casi de anécdota, el 2 de abril de 1968, apenas inaugurado el aeropuerto de Almería, la Agencia trajo el primer vuelo charter desde Alemania, con 125 turistas, a quienes dio la bienvenida “un grupo de camaradas de la ¡Sección Femenina! de Garrucha”, decía la crónica periodística.
En 1973, amplió su zona de actuación a una Roquetas de Mar casi virgen –a la que acabaría trasladando el domicilio social de sus empresas y el suyo personal, en Aguadulce- y empezó una expansión vertiginosa, hasta los 36 hoteles actuales en la costa, en ciudades –los hoteles urbanos, Senator, en Madrid, Barcelona, Valencia...– y en  Méjico.
En 1989, inauguró en Vera el primer hotel naturista del Mediterráneo, hoy reconocido como uno de los cinco mejores del mundo.
Hombre de ideas claras, apostó por darle una entidad propia y diferenciada a Almería, por lo que en 1977 la Mancomunidad Turística, que él presidía, acordó desmarcarse de la denominación “Costa del Sol” y crear la de “Costa de Almería”, con la que, desde entonces, se conoce a nuestra tierra como la patria de un turismo con características propias.
Y, como es muy aficionado a las películas del Oeste, nada de extraño tiene que, en 1979, empezase la historia de Mini Hollywood, hoy también Parque acuático y zoológico, al que hay que sumar el Aquarium de Roquetas.
Y es paradójico que el emprendedor José María Rossell sea un gran tímido, más dado a oír que a hablar, lector voraz, modesto y cordial, de una delicadeza extremada y con gran sentido del humor. Es la antítesis del cántaro vacío es el que más suena de Tagore, porque las ideas llenan su cántaro y lo desbordan: hombre de poco sueño y muchos sueños hechos (y aun por hacer) realidad, no para de pensar, de viajar, de gestionar y de crecer. 
Me alegro de que no se cumpliera su sueño, “llegar a ser el Director de un gran hotel, a ser posible de un Hilton en Tokio”. Él se lo ha perdido, sí, pero Almería lo ha ganado, en riqueza, empleo y prestigio como marca de calidad y lugar que la gente elige para ser feliz: Almería=Felicidad.
¡Qué alegría, vivir / sintiéndose vivido! 
Como almeriense, le estoy agradecido. Y, a quienes como él, hacen que progrese.


El mar de la muerte


Una finca de Mojácar linda “con Orán, mar por medio”,  dice vieja escritura. Ahora, en Almería el mar no une: es un caladero de cadáveres de africanos soñadores. Asistimos con miserable indiferencia oficial a la tragedia de que nuestros pescadores no pesquen salmonetes, sino cadáveres -esta semana inhumana, ¡49!- de vecinos  de la otra orilla de este patio de vecinos común, que se echaron al mar con el sueño de una vida mejor, como la nuestra.
¡Y nadie hace nada!
¡Que son personas, hermanos nuestros!


Miguel Ángel Blanco




El próximo jueves se cumplirán veinte años del asesinato por ETA de Miguel Ángel Blanco, cuando él tenía 29. Y volveré a vivir en presente, como cada año, toda la espeluznante cuenta atrás de su agonía y muerte, que cambió mi carácter, mis convicciones y mi vida, porque siempre supe que es posible que el hombre sea un lobo para el hombre, pero aquéllos días percibí realidades y pronósticos aun peores.
¡Qué mal repartida está la muerte! ¿De qué sirvió su vida, de qué sirvió su muerte?
Vive en mi memoria.


La reina de los avales


En las primarias del PSOE, Susana Díaz le ganó á Pedro Sánchez en avales pero perdió en votos. Ahora le ha ganado también en avales -25.000 frente a menos de 800- a  Francisco Tirado –sector Sánchez- aspirante a la Secretaría andaluza, pero no habrá votación: el aspirante no llegó al mínimo exigido.
Así pues, Susana será recoronada como Secretaria General socialista. 
Mientras vive el duelo de su derrota apabullante en aquellas primarias, a la espera a que Sánchez se la vuelva a pegar, ¿gobernará por fin?


 


 



Temas relacionados

para ti

en destaque