Un salto desde las playas de Mojácar al título mundial de kitesurf

Osaia Reding, joven deportista de Mojácar

Osaia Reding: un salto directo desde las playas de Mojácar al título mundial de kitesurf.
Osaia Reding: un salto directo desde las playas de Mojácar al título mundial de kitesurf. La Voz

Su nombre ha sonado con fuerza no solo a nivel provincial en las últimas semanas, sino también a nivel nacional e internacional. Es Osaia Reding, la nueva joya del deporte almeriense, una joven de 17 años natural de Mojácar que acaba de convertirse, por tercera vez consecutiva, en campeona del mundo de kitesurf, en categoría sub-19, en la competición que se ha celebrado recientemente en Tarifa (Cádiz).

Éxito

Un logro que suma al que lograba una semana antes, alzándose el título de campeona de Francia, país bajo cuya bandera, de momento, compite. Aunque “Mojácar tira más y siempre va primero”, reconoce Osaia, quien desde muy pequeña comenzó a practicar este deporte en la costa levantina almeriense: “me llevó mi padre, siendo yo muy pequeña, y siendo Mojácar un sitio increíble, con la calidad que tienen sus playas, hizo que fuera amor a primera vista y que desde entonces el kitesurf haya sido toda mi vida”.

Desde entonces, Osaia Reding ha conseguido hacerse un nombre en el kitesurf. “Estoy muy orgullosa de todo lo que he conseguido con el kite desde pequeña, me ha costado mucho esfuerzo y también me ha aportado muchas cosas”, afirma, reconoce que “estoy muy orgullosa de tener tanto apoyo” y espera y desea “que esto dure mucho más y disfrutar toda mi vida con el kitesurf”. “Voy a darlo todo por ello”, añade.

En los últimos años su palmarés ha crecido con títulos nacionales franceses y los mundiales sub-19. Estos son de los que más satisfecha se encuentra la joven mojaquera. “Los campeonatos del mundo es algo con lo que siempre he soñado, desde muy pequeña, y tener ahora tres títulos de campeona del mundo es un sueño hecho realidad”, explica Osaia, para quien el día, además de entrenar en agua, requiere de otra parte muy importante de calentamiento y estiramientos fuera del agua para mantener la forma física y evitar riesgos de lesión. “Es un estilo de vida más que otra cosa, te acostumbras y si le metes motivación y ganas es lo que haces de tu vida todos los días”, comenta.

Después de estos logros internacionales, Osaia sigue trabajando. Sus retos más inmediatos son alzarse el próximo año con un nuevo título de campeona del mundo sub-19, que sería el cuarto consecutivo, y “poder participar en los Juegos Olímpicos de 2024”, así como preparar su desembarco en la categoría absoluta, dentro de dos años.

Eso a corto plazo. A largo, tiene las ideas también muy claras: “me gustaría poder montar mi propia escuela de kitesurf, con mi nombre; seguir viajando, disfrutando y trabajando, que es lo importante, y poder fomentar el kitesurf entre las chicas, porque hoy en día siguen siendo muy pocas las que lo practican, y me encantaría ayudar a que haya más, no es cuestión de nivel, sino de que te guste”.

Mientras todo eso llega, Osaia Reding sigue saltando sobre las olas en las playas de Mojácar, rumbo a nuevos retos, nuevas aventuras, nuevas competiciones y, seguro, nuevos títulos.




 

Temas relacionados
Mojácar

para ti

en destaque