Ignacio Sánchez se siente bien armado para su mejor año

El colocador presume del arsenal de ataque a su disposición en este Unicaja Costa de Almería

Poniendo el balón en su justo lugar.
Poniendo el balón en su justo lugar. Unicaja Almería

Sale a la pista para efectuar el entrenamiento matutino del martes, jornada de sesión técnica doble en la planificación del cuerpo técnico, y lo hace con una aureola en la que envuelve todo lo que no se ve, pero sí se percibe. Ignacio Sánchez va a por su ‘matrícula de honor’ después de tanto esfuerzo y estudio, porque es el típico jugador que se deja la piel físicamente pero que completa el trabajo con un ‘devorar’ vídeos y números. Los que está arrojando esta temporada van en línea ascendente, misma sensación que desprende su Unicaja Costa de Almería: “Tengo muchísimos frentes por donde atacar y compañeros a los que elegir, y siempre intento elegir la mejor opción; a veces me equivoco y a veces no, pero ahí están esos datos, que ayudan a guiar un poco y a saber qué jugador me rinde en un momento y cuál en otro, te lo va diciendo el partido también; tengo mucho para elegir y estoy muy contento con la distribución, estoy contento con la elección, dentro de que tengo muchas armas”. 


Los números de acierto atacante en sus distintas facetas, con el contraataque dando un casi 80% en el partido contra CV Almoradí, ponen sobre el papel o iluminan en la pantalla lo que el colocador almeriense ya ha percibido con el tacto del balón, “en contraataque tengo claro a quien voy a buscar”, afirma, en un diálogo que va mucho más allá: “Esta va a ser mi Superliga, claro que sí; tengo muchas ganas después de en las dos temporadas pasadas haber trabajado tanto, tanto, tanto, y al final no llega el título, pero así es el deporte; yo confío, y voy a seguir trabajando para conseguir los objetivos”. Por ahora, se ha vuelto al liderato de la tabla: “Significa que llevamos cuatro jornadas, que hemos ganado cuatro partidos y que estamos haciendo buen trabajo, no más, porque queda muchísimo, claro, pero sí vamos por el buen camino, porque podríamos ir por otro camino más ‘turbio’”. Otra situación que también ‘dice cosas’ es ser único equipo invicto: “Me dice que estamos siguiendo una continuidad, que vamos de menos a más y que tenemos mucho trabajo todavía por delante”. 


No se aparta el colocador almeriense de esa línea de sacrificio como parte del éxito que tanto quiere, lo que está dando frutos: “Mantenemos regularidad, y de eso se trata, de ser lo más regulares posible, de no tener ningún bajón ya sea ante el equipo que sea, porque estamos viendo que la liga está muy apretada y como te relajes cualquier equipo puede ganar a cualquiera; por tanto, seguimos en esa tesitura de ser regulares y continuar mejorando hasta llegar a los objetivos”. Un gran impulso se cogió en Ibiza, segundo de los 3-0 a favor: “Tuvimos un muy buen parido, fuimos muy sólidos todos los sets, supimos manejar los finales, que es lo más importante, y al final eso también le da confianza al equipo de cara a las siguientes semanas”. En esa idea va toda una sentencia por parte de Sánchez: “El equipo va tomando la conciencia de lo que tiene, que es lo que hay que saber aprovechar, y poco a poco estamos moldeando a ver hasta dónde podemos llegar; nos decimos ‘mira lo que tenemos’ y ‘podemos llegar a mucho más si sabemos aprovecharlo’”. 

El paso de las jornadas de la fase regular va sirviendo para tener parte del recorrido cumplido, con una parada este sábado muy especial para él. El pasado noviembre fichó por segunda vez con Río Duero Soria, “y debuté precisamente contra Unicaja, porque coincidió en la misma fecha”, recuerda,encendiendo todas las alarmas ante la cita: “Yo no me espero una de cal y una de arena, yo sé cómo son los sorianos y allí en Soria ellos van a desprender un magnífico voleibol, estoy seguro, más contra nosotros, porque siempre les pasa igual, siempre contra equipos grandes ellos se hacen muy grandes y son capaces de ganar, así que nosotros tenemos que saber aguantar ese ritmo y después meter una marcha más, y llevarnos el ritmo de juego, que es lo que marca el partido”. No hay duda, “va a ser bastante complicado y no voy contra el que ha perdido con Almoradí… Soria va a muerte”, espeta. 


Del rival de este fin de semana destaca muchas cosas y nombres propios: “Lo que resalto es que Manolo Sevillano hace jugar al equipo, están bien ordenados, luego la dupla del colocador y el opuesto hace muy buena combinación, no me olvido de que está Manu Salvador, que allí es un peso pesado y se levanta el pabellón con él, y luego Víctor el central tiene un gran peso igualmente”. En definitiva, “un equipo completo que si juega bien ya te digo yo que nos puede complicar las cosas, así que nosotros, lo mismo que con el partido anterior y el de Ibiza, a marcar nuestro juego y seguir nuestra línea; ¿que juegan mejor que nosotros?, bueno, habrá que verlo”. No lo mira como un escollo para después encerrarse en casa dos jornadas en las que casi sentenciar la Copa del Rey, pero “es verdad que asaltar Los Pajaritos es muy importante, porque es Soria, es un rival fuerte, y de cara a los dos rivales que nos vienen, Textil y Manacor, nos daría bastante confianza y matemáticamente sería clave: clasificarse es el primer paso para jugar la Copa del Rey y ganarla”. 

Acto seguido llegaría el siguiente gran objetivo, el debut en Europa siete años más tarde: “Eso, por supuesto, aunque esté metido en el inconsciente y no esté presente ahora mismo, la competición europea es nuestro objetivo, llegar en la mejor forma posible, anímica y emocionalmente preparados para afrontar ese partido; luego ya se verán el siguiente y el siguiente, pero primero los austríacos; tenemos que estar mentalizados en hacer nuestro mejor voleibol y perder se puede perder, pero habrá que ver si jugando bien perdemos, porque si jugamos bien nosotros… será difícil que se pierda”. Pura confianza en el grupo y en si mismo, esto es cuestión de todos, sin sentirse solo pese a ser el único colocador: “El estar solo no me mete ninguna presión, la verdad, he estado varios años solo, y soy consciente de que tengo que estar, de que yo no puedo fallar, y si en algún momento fallo, para eso está el equipo con jugadores dentro del campo que aunque no se vea desde fuera me cogen y me dicen ‘Ignacio, tranquilízate’, y tengo ayuda del cuerpo técnico; no estoy solo dentro, no me siento solo”. 

 

más leídas

últimas de Deportes

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería