Aloe Vera y cactus: la televisión se fija en la ‘rara’ gastronomía almeriense

‘Las rutas d’Ambrosio‘ viaja a Almería para descubrir manjares cercanos y desconocidos

El chef d\'Ambrosio, con una fruta del dragón, en Almería.
El chef d\'Ambrosio, con una fruta del dragón, en Almería. La Voz

Que la gastronomía almeriense es mucho más que tapas es de sobra conocido, pero no lo es tanto que en esta tierra se elaboran recetas que tienen como ingrediente el aloe vera o algunos tipos de cactus. Unas extrañas propuestas gastronómicas 'made in Almeria' que han sido dadas a conocer al resto del mundo por el aclamado y televisivo chef Gonzalo d'Ambrosio, quien en uno de sus programas de 'Las rutas d'Ambrosio' viaja a Almería para descubrir que el aloe vera y los cactus tan característicos de este paisaje también tienen su sitio en el plato.


El cocinero comienza su ruta en el límite bañado por el Mar Mediterráneo entre Granada y Almería, el municipio de Adra, donde no acude en busca de pulpo seco o de un buen pescado, sino que va en busca de un ingrediente mucho más peculiar: el aloe vera. En Adra, d'Ambrosio conoce a José, un agricultor de Aloe Vera que conoce a la perfección la historia de la planta y sus aplicaciones. "Es una planta que es beneficiosa para el organismo y con una carne muy suculenta" explica el agricultor, que confirma que el Aloe es una planta y no un cactus.


Pero las propiedades corporales que tiene el Aloe Vera no son las únicas, pues cuando se trata de comérsela también es muy beneficiosa, aunque tiene un sabor "asqueroso, por lo que hay que buscarle la combinación perfecta con otros sabores". Para ello, la primera receta almeriense con la que se encuentra d'Ambrosio es con un zumo de naranja con aloe vera, el trago perfecto para dar paso a su segunda parada, en La Mojonera, donde conoce a Emilio, un agricultor de cactus y con el que el chef comienza otra aventura por esos extraordinarios y desconocidos sabores que hay en Almería.


Emilio, quien tiene una plantación con más de mil variedades de cactus que es como un auténtico museo, es cultivador de pitahaya, la conocida como fruta del dragón, un cactus originario de Ecuador. En la plantación de Emilio, el chef comprueba a qué saben los cactus de la fruta del dragón, "un sabor parecido a un kiwi", explica antes de marcharse a Roquetas de Mar, donde conoce las chumberas en un plato espectacular de milhojas de chumbera y cochinillo. Al contrario del uso comestible habitual de los chumbos, d'Ambrosio descubre cómo utilizar la propia chumbera en una peculiar y suculenta receta.


El camino continúa en Sorbas, donde visita una ecoaldea en la que la huerta es su suministro diario de alimentos, donde descubre una receta con Kale o el pan con amapolas. Acto seguido, marcha hacia Abla, "un pueblo milenario y pintoresco plagado de casas blancas encaladas", donde descubre las vacas pajunas o almanzoreñas, "en peligro de extinción", como le explica José Antonio, quien extrae leche para el chef. El último descubrimiento es el desierto de Tabernas, donde descubre cómo se recolecta la aceituna que da lugar a un aceite "exquisito y muy afrutado" antes de terminar su viaje en el poblado de 'MiniHollywood'.



 

Temas relacionados
Abla Adra Sorbas Agricultura ecológica Desierto de Tabernas

para ti

en destaque