Por fin, una Alcazaba sin humedades

Concluyen las obras de consolidación junto a la Puerta de la Justicia

La muralla intervenida junto a la Puerta de la Justicia, ya sin mancha de humedad.
La muralla intervenida junto a la Puerta de la Justicia, ya sin mancha de humedad.

Se podía apreciar desde distintos puntos de la ciudad y sin necesidad de que hubiera llovido de forma reciente: las manchas de humedad se habían convertido ya en una parte más de la Alcazaba de Almería


Y años después, el problema, convertido en auténtico quebradero de cabeza para los responsables del monumento, ha comenzado a desaparecer.


Desde luego, la humedad no se ha esfumado como por arte de magia. Meses y meses de trabajo para averiguar qué provocaba las manchas de humedad dieron con el culpable: el forro de hormigón instalado sobre casi todo el frente sur de la Alcazaba a comienzos de la década de los años 80 del pasado siglo provocaba (y aún lo hace en distintos puntos del monumento) las enormes manchas de humedad e incluso algunos desprendimientos.


La obra

Sin embargo, una de estas grandes manchas ya no está (y se espera que no vuelva a aparecer).


Todo, gracias a unos trabajos que culminaban ayer con la visita de la delegada  territorial de Fomento, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico, Eloísa Cabrera a unas obras que suponen, en realidad, todo un hito: “Es la primera vez en casi cuarenta años que se elimina físicamente el forro cementicio coloreado que se colocó sobre casi todo el frente sur de la Alcazaba a inicios de los años 80 del pasado siglo”, indicaba la responsable de la actuación, Mercedes Miras.



La delegada territorial, Eloísa Cabrera, visitando la muralla intervenida.
La delegada territorial, Eloísa Cabrera, visitando la muralla intervenida.


“No es la Alcazaba, es el forro el que retiene la humedad ambiental”, recalcaban desde el monumento a través de sus redes sociales, al presentar el renovado aspecto del  amplio lienzo amurallado junto a la Puerta de la Justicia objeto de unas obras de consolidación que, por fin, acaba con las tristemente “famosas humedades” que recibían a los visitantes del monumento almeriense.


Inversión

Cabrera, acompañada por el director del Conjunto Monumental, Arturo del Pino, y los directores facultativos, visitaban en la mañana de ayer esta y otras dos obras en marcha en estos momentos en el Conjunto Monumental de la Alcazaba. 


En estos trabajos, tal y como explicaba la propia delegada, “el Gobierno andaluz está invirtiendo un montante cercano a los 180.000 euros, y por un lado, se resuelven problemas serios de conservación y, por otro, se actúa previamente de una manera científica a las acciones restauradoras de mañana”.


Además del final de las humedades junto a la Puerta de la Justicia, desde el pasado mes de octubre se viene trabajando en la conservación y consolidación del Baluarte del Saliente. Esta torre, según explicaba el director de obra, Pedro Gurriarán, “es una de las construcciones más representativas de la arquitectura militar de la Alcazaba”.


Además, la torre objeto de estudio es, quizás, una de las que más problemas presenta, a pesar de las restauraciones ejecutadas en las últimas décadas, y donde se localizan algunos de los más importantes problemas de conservación. “El abandono y la presencia de numerosas patologías han propiciado esta situación que podemos calificar de urgente”, tal y como se explicaba durante la visita a las obras.


Entre los objetivos propuestos por el proyecto, se pretende avanzar en el conocimiento del monumento, garantizar su protección y conservar el monumento de forma adecuada y coherente con los criterios históricos y tecnológicos originales, consolidar el basamento de la torre, con el objeto de erradicar problemas de seguridad, evitando el desprendimiento y caída de material constructivo por la ladera de la Alcazaba, y finalmente, restaurar la parte emergente, respetando las principales fases evolutivas y las técnicas constructivas existentes.


El tercer proyecto de finales de este 2019, y que comenzará esta misma semana, es la intervención arqueológica del frente norte del primer recinto de la Alcazaba, como estudios previos  en el proyecto de restauración de toda la muralla norte. La responsable de la obra, Rosa Morales, explicaba que los trabajos que se llevarán a cabo son cuatros sondeos arqueológicos y la  interpretación fotogramétrica y el análisis de los vestigios emergentes objeto de estudio. En estas obras se incluirá la restauración de una balsa romana. 


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/5/vivir/181884/por-fin-una-alcazaba-sin-humedades

 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería