Eloy Tizón, creador de universos literarios en la Facultad Valente

Momento del acto de la Facultad de Poesía José Angel Valente con Eloy Tizón.
Momento del acto de la Facultad de Poesía José Angel Valente con Eloy Tizón.

Los museos suelen ser espacios de confluencia. Así lo ha demostrado el Museo de la Guitarra durante la presentación de ‘Herido leve. Treinta años de memoria lectora’, la última obra de Eloy Tizón (Madrid, 1969), publicada por la editorial Páginas de Espuma, en el contexto de Más allá del verso, el ciclo poético de la Facultad de Poesía José Ángel Valente.


La trayectoria del autor madrileño viene avalada por tres títulos publicados con anterioridad en los que ha plasmado su capacidad creativa en los géneros narrativo y cuentístico. 


Ahora se ha lanzado a la aventura de compartir 30 años de lecturas en las que narra las experiencias que han supuesto para él las horas entre las líneas más excelsas de la literatura. El ensayo de 640 páginas nos invita a participar de un recorrido en el que análisis y amor por la lectura maridan a la perfección.


Desde el inicio del acto, en su salutación al público, Eloy deja entrever un alma de poeta. Sobra toda justificación de su presencia en un ciclo de poesía. 



Sus palabras son una disección de su proceso creativo, que en todo momento relaciona con la poesía en una ósmosis artística, un canto de alabanza a la potencia expresiva del género lírico del que dice ir siempre a la vanguardia con respecto a la narrativa. Y es que para Tizón no hay duda, lo reconoce sin ambages: “aspiro a que todo lo que escribo tenga esa dimensión poética”.


Musicalidad

Su misma retórica es una declaración de intenciones, emplea cada palabra con magistral acierto para comunicar los pormenores que dan forma a su obra en la búsqueda de una comunión estética con su lector, “invito a entrar en la musicalidad del libro”, dice para aludir a la importancia que tiene para él la belleza del texto, su fuerza para establecer una relación entre dos mundos, el del autor y el del lector, como afirma al reconocer que “me gusta el diálogo entre lector y libro para que se de la literatura”


De ahí su voluntad de compartir su rica experiencia personal como lector de ingentes volúmenes de diversa naturaleza y autoría a través de los siglos de escritura.


Personajes, atmósferas, enumeraciones caóticas. Póngale algo de inspiración y mézclelo todo. Coja una hoja en blanco y entonces “como en un aguacero, uno va depositándolo sobre la página para luego construir el universo que quiere transmitir”, esa es la fórmula poética de un escritor que jamás ha dejado de leer, Eloy Tizón, el creador de universos literarios.


Todo ello, en la cuarta edición de la Facultad de Poesía José Angel Valente que “nos ha iluminado con su sabiduría. La poesía es algo casi infinito y queríamos demostrar eso explícitamente”, calificaba Raúl Quinto.

 

Temas relacionados
Literatura Estética Poesía

para ti

en destaque