El CAF se reinventa: nuevas exposiciones y salas para abrir 2019

El centro da nombre e incorpora nuevos espacios coincidiendo con la apertura de seis propuestas

Presentación de las nuevas exposiciones del CAF, ayer en la Sala Imagina.
Presentación de las nuevas exposiciones del CAF, ayer en la Sala Imagina. Guillermo Fuertes

El Centro Andaluz de la Fotografía (CAF) sigue reinventándose. Rafael Doctor, su director, deja cada día más huella en el proyecto que encabeza tirando de la producción propia. Y lo que viene para abrir el año 2019 da buena muestra de ello.


Para empezar, el edificio del antiguo Liceo ha incorporado una nueva sala que antes estaba dedicada a oficinas. Lleva el nombre de Amalia López Cabrera en recuerdo de esta almeriense que fue la primera mujer que abrió un estudio fotográfico en España, tal y como dio a conocer en las páginas de LA VOZ el periodista Manuel León.


Además, la sala de la planta baja a partir de ahora llevará el nombre de Imagina como homenaje al proyecto ideado por Manuel Falces en los 90 que constituyó el germen del centro. Y el mismo espacio pero en la primera planta pasa a llamarse Afal en alusión al grupo y la revista con la que José Mª Artero y Carlos Pérez Siquier revolucionaron el lenguaje fotográfico de este país.


Estas tres salas se suman a la ya existente Jorge Rueda, a la Biblioteca y a la plaza Manuel Falces, ya en el exterior.


Innovación
Esta reconfiguración del espacio del CAF no dejaría de ser un mero formalismo si no fuese acompañada de un contenido innovador. En este sentido, el centro inaugura hoy viernes 25 de enero, a las 20 horas, seis novedosas propuestas, que irán acompañadas de otras tantas actividades paralelas.


Nada más poner un pie en el centro, la Sala Imagina ofrece ‘Una aproximación al retrato almeriense 1839-1939’. Comisariada por el profesor de Historia Económica de la Universidad de Almería Donato Gómez y basada en una publicación de la editorial de la institución académica, bucea en los orígenes de la fotografía y su estrecha relación con la pintura. Una propuesta que va del daguerrotipo y el crayón a la fotografía ‘post mortem’. “Los primeros fotógrafos fueron itinerantes, tras lo que se produce la llegada del siguiente grupo que permanecerá en emplazamientos fijos; como último paso, surge una red de fotógrafos hijos, parientes y aprendices”, explicó.



Fotografía del crimen de la guerra Málaga-Almería.
Fotografía del crimen de la guerra Málaga-Almería.La Voz


Al subir las escaleras, cuelga de las paredes de la Sala Afal ‘Norman Bethune. El crimen de la carretera Málaga-Almería’, cuyo comisario es Jesús Majada. 56 imágenes acompañadas de 56 textos para conocer el compromiso humanitario y con la libertad de este cirujano canadiense que se metió en la boca del lobo de la Guerra Civil para salvar vidas y acabó documentando un auténtico genocidio. “Las fotos que hizo su equipo se han visto en distintas partes del mundo, incluso en Almería en la época de Falces, pero había que mostrarlas en la nueva sede”, subrayó Rafael Doctor.


Y de un genocidio al drama de los refugiados en el Mar Mediterráneo. El que plantea la joven artista María Rosa Aránega en la exposición ‘Medi Terraneum. Un mar entre tierras’, donde interviene fotografías a través de sus lápices en un intento de romper con el relato imperante que induce a la xenofobia.



Obra de María Rosa Aránega sobre la inmigración en el Mar Mediterráneo.
Obra de María Rosa Aránega sobre la inmigración en el Mar Mediterráneo.La Voz


La Sala Amalia López Cabrera se estrena con una muestra de los fondos del centro: ‘Retazos del siglo XIX en la colección del CAF’. Y la Biblioteca abre sus puertas a la consulta con ‘Exit. La revista’, proyecto editorial que analiza la imagen contemporánea.


El Niño de Elche recita a Gamoneda

La Plaza Manuel Falces, junto al CAF, cambiará su proyección habitual por el vídeo ‘Mediterráneo’, producido por el CAF y protagonizado por el Niño de Elche, heterodoxo del flamenco.


Rodado en el Playazo de Rodalquilar-Níjar, es un canto a un mar, el Mediterráneo, que se ha convertido en la frontera entre un mundo rico y pobre, un mar ya cementerio de más de 35.000 de seres que ansiaron llegar a este norte y que sucumbieron en el intento. Un poema de Gamoneda es recitado al mismo tiempo que se escuchan las olas.


 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.