Broche de oro al bicentenario de Torres con Wulfin Lieske y ‘La Leona’

El Apolo acogió un recital del guitarrista con el mítico instrumento del violero almeriense

Un momento del concierto del guitarrista austriaco Wulfin Lieske, el pasado lunes en el Apolo.
Un momento del concierto del guitarrista austriaco Wulfin Lieske, el pasado lunes en el Apolo.
Guillermo Fuertes 02:00 • 10 ene. 2018

Fue un concierto magnífico. El broche de oro para el bicentenario del nacimiento de Antonio de Torres, el violero almeriense al que todos consideran el padre de la guitarra moderna. Y fue, también, un homenaje al comienzo de todo. Wulfin Lieske tocó ‘La Leona’, la guitarra que muchos consideran el inicio del ‘modelo Torres’, y cuyo sonido fue ganando fama y misterio en los testimonios de cuantos la escuchaban en tiempos del propio Torres, quien nunca se deshizo de ella.


Fue un concierto para reivindicar la universalidad de ese sonido, su vigencia, su amplitud. Con una guitarra de 1856, Lieske abarcó un abanico de músicas y épocas, de estilos y exigencias, que no todos los instrumentos pueden alcanzar. Ni todos los intérpretes, todo sea dicho.


Fueron casi dos horas de música que arrancaron con Bach y su ‘Partita para violín solo número 2’, con arreglos para guitarra del propio Lieske. Bach, explicó el guitarrista, “es un compositor perfecto para llevar a la guitarra”, y de él saltó entonces a una composición propia, ‘In Luce’. Contemporánea y distinta, suponía un reto temporal y tímbrico para el instrumento. Y ‘La Leona’ aguantó.


El programa continuó con Eduardo Sainz de la Maza, y siguió hasta Isaac Albéniz y sus ‘Rumores de la caleta’ y ‘Asturias’, una obra en la que sacó oro, definitivamente, de la sonoridad y la capacidad tímbrica del instrumento.




Sorpresa
Organizado por el Área de Cultura, Educación y Tradiciones del Ayuntamiento de Almería, el concierto se realizó el pasado lunes en el teatro Apolo, a las 20 horas, con entrada libre.


Y la platea se llenó de aficionados a la música y a la guitarra, de guitarristas y guitarreros. De gente del flamenco y del mundo clásico. Entre ellos, el doctor Erhard Hannen, propietario actual de  ‘La Leona’, quien la trajo a Almería. El concierto fue presentado por Carlos González, músico, lutier y organizador de varias de las actividades del bicentenario de Torres.


Para los bises, Lieske tenía preparada otra sorpresa. Cambió ‘La Leona’ por ‘La invencible’, otra guitarra mítica de Torres, por cortesía de Jordi Franco, de Solera Flamenca. Con ella interpretó ‘María’ (gavota), de Tárrega, y un vals de Antonio Lauro. Era otro sonido, otro timbre. Pero siempre Antonio de Torres.



Temas relacionados

para ti

en destaque