Joan Pellisa: "Torres llega a un conocimiento tal de cómo funciona la guitarra que lo aplica al máximo"

Estudioso profundo de la historia de la guitarra, es una de las voces autorizadas sobre la obra de Antonio de Torres

Joan Pellisa en Almería durante el evento organizado por el bicentenario de Torres.
Joan Pellisa en Almería durante el evento organizado por el bicentenario de Torres.
Guillermo Fuertes
22:05 • 28 oct. 2017

Joan Pellisa habla de Antonio de Torres, y de la guitarra en general, con la seriedad que brindan años de estudio y experiencia detrás de un banco de violero. Y con la cautela de quien sabe todo lo que falta por investigar


Pero veamos, ¿qué tienen las guitarras Torres?
Hombre, a nivel estético, a mí me gustan mucho. Las más elaboradas, digamos, las caras, tienen una elegancia tremenda. Pueden ser muy decoradas, pero siempre con una sobriedad, una precisión…, no hay un filete de más. Y las más económicas, tienen la elegancia de la simplicidad. Tienen todo lo que han de tener. Un poco más, y ya…


¿Y en el sonido?
Ahí voy. A nivel de sonido, o de construcción, que al fin y al cabo deberían ser lo mismo, es que son eficientes al cien por cien. No digo que no se puedan hacer guitarras mejores (aunque lo piense, no lo digo), pero ese diseño… Mira, con ese modelo, con esas maderas, no se puede hacer mas que esto, no se puede llegar mas allá. Torres llega a un punto de conocimiento de la madera, de entendimiento de cómo funciona esa máquina, de cómo van las tensiones por aquí y por allá, cómo se transmite la vibración..., su nivel de conocimiento es tal, que lo aplica al máximo. 


Claro.
Es que a una tapa armónica de un modelo grande de Torres, le das dos pasadas mas de cuchilla, y las revientas. Están al límite. No se puede sacar mas. Ya sé que es poco poético, pero es así.




Y a nivel de concepto, en su época había mucha gente trabajando en la guitarra, ¿qué hizo Torres que..?
Torres inventa la guitarra moderna. Directamente. Se la saca de la cabeza.


La guitarra moderna.
Sí. A ver. La guitarra que tiene los recursos suficientes para que los músicos de la época toquen, y los compositores compongan. O viceversa: la guitarra en la que se puede tocar los recursos que los músicos y compositores de la época esperaban. O sea, ¿quieres tocar a Aguado, o a Sor? Pues con una Gutiérrez, puedes, perfectamente. Pero no puedes tocar un Tárrega. Arcas es el punto de inflexión en este sentido...


Entiendo.
Yo prefiero hablar de recursos técnicos. Es que hablar de sonidos es muy difícil, pues describirlos con palabras es complicado. Prefiero hablar de las consecuencias de este nuevo diseño de instrumento. En primer lugar, tienes una gama tímbrica. Por ejemplo, no es lo mismo pulsar la cuerda al lado del puente, que mover la mano hacia arriba. Yo no soy guitarrista, sino guitarrero, pero en el nuevo diseño de Torres, en las guitarras grandes, tienes una variedad de timbres diferentes, que no existía antes.


Eso dice también, por ejemplo, Carles Trepat, que ha probado muchas.
Sí. Son guitarras que responden espontáneamente, muy sensibles a la pulsación, y esto significa que tienes varias maneras de pulsar la cuerda para conseguir un sonido, un ataque. Te ofrece la posibilidad de hacer algo que era impensable antes.


¿Y cómo lo hace Torres, cómo llega ahí?
Bueno, desde mi punto de vista y mi experiencia, e intentando ser lo mas objetivo posible… Una de las cosas que hace es el desarrollo de la plantilla grande. Amplía el tamaño del instrumento, pero no así porque sí. Las curvas que tiene son muy inteligentes respecto al varetaje, por una cuestión de aprovechamiento de tensiones, de la torsión del puente, etc. Paralelamente, desarrolla un varetaje. En abanico, de siete varetas con las dos diagonales, hablo del instrumento grande de concierto. La manera de usar estas dos diagonales, es la gran aportación de Torres. El trabajo de ambas, la flexibilidad justa que tenían que tener, no lo había hecho nadie. 


Comprendo.
Y relacionado con estas dos cosas, está el trabajo de flexibilidad de la tapa. Que depende, en primer lugar, de la selección de la madera. Una madera buena, perfectamente secada, cortada y seleccionada. Y luego, claro, está el trabajo de grosores para que esta tapa ‘flote’ como le interesaba a él, para lograr conseguir el máximo  aprovechamiento de la energía de la cuerda.


Ahora, en cambio, se hacen guitarras más robustas, que suenen más...
A mí también me llama mucho la atención. Hay gente que me dice: “me gusta como suena, pero suena poco”. Y le respondo: pues mira, hay dos posibilidades. Una, ahora hay una calidad en microfonía que es impresionante. Y otra, bueno, seguramente esta no es la guitarra que tú necesitas. Y ya está. Yo no voy a cambiar mi concepto de instrumento, y no voy a hacer una cosa que no me hace feliz hacer, para que suene más.



Temas relacionados

para ti

en destaque