Crónicas del ayer: una niña de 6 años agredida sexualmente y arrojada a un pozo

Ocurrió en la barriada de Los Nietos

La menor fue arrojada a un pozo.
La menor fue arrojada a un pozo. La Voz
José Ángel Pérez
20:40 • 15 ene. 2023

Los primeros datos sobre el caso los aportó la Unidad d Rescate del parque contra incendios de Almería. La Guardia Civil de Níjar requirió la presencia de este grupo para tratar de rescatar a una niña de seis años que se encontraba en el fondo de un pozo de unos cuarenta metros de profundidad situado entre el Cautivo y Rambla Morales de Níjar.


La urgencia se recibió en la central a 11.30 de la noche de 28 de mayo de 1991 activándose todos los mecanismos de emergencia. A la llegada de los bomberos, la barriada de Los Nietos, andaba revolucionada y con los nervios en tensión. La niña había desaparecido en un santiamén a las siete y cuarto de la tarde.


Los padres empezaron a alarmarse cuando tras buscarla por las inmediaciones no aparecía. Se acercaba la hora de la cena y la niña no daba señales de vida. Uno de los familiares se desplazó hasta Níjar poniendo el hecho en conocimiento de la Guardia Civil. Media hora más tarde, se había organizado el dispositivo de búsqueda. A las once y cuarto de la noche se hizo el milagro.



En un pozo propiedad de la familia estaba la menor. Unas protecciones de madera impidieron que la niña cayese hasta el fondo del pozo. La pequeña estaba consciente, y antes de ser rescatada contestó a algunas de las preguntas que le hacían la familia y la Guardia Civil.


La historia no hizo nada más que comenzar. Entre los buscadores se encontraba un joven de 22 años. vecino de la barriada y amigo de la familia, quien de manera activa acompañaba a los padres buscando a la desaparecida. Cuando la menor se localizó y la Guardia Civil, impidió que, excepto los padres se acercasen nadie a la zona, el joven desapareció del lugar. La niña lo explicó finalmente todo nada más ser rescatada, relatando lo ocurrido al comandante de puesto de la Guardia Civil de Níjar. El individuo, se llevó a la pequeña en su ciclomotor hasta la zona del pozo donde intentó agredirla sexualmente y después empujarla al interior del pozo. El muchacho compartía muchas noches la casa de los padres viendo la televisión o jugando a las cartas.



Tuvo que ser el abuelo, quien en una corazonada intuyó que quizás se hubiese caído al viejo pozo situado a medio kilómetro de la vivienda. Acertó. La niña le dijo a su madre que el individuo la había estado tocando cuando orinaba. El sujeto un día después compareció ante el juez después de ser detenido esa madrugada, por una patrulla de la Guardia Civil de Níjar.


Se había refugiado en un invernadero y al ser localizado no opuso resistencia. El 30 de mayo, ingresaba en prisión. La niña estuvo una semana en Torrecárdenas. Afortunadamente, a pesar de permanecer durante tres horas en el pozo malherida, el hecho de no caer a plomo y de cabeza, evitó su muerte segura.




Temas relacionados

para ti

en destaque