Amígdalas grandes en niños: ¿necesitan operación?

La pediatra Irene Alías de HLA Mediterráneo te cuenta cómo actuar ante la hipertrofia amigdalar

Conforme el niño crece las amígdalas tienden a disminuir su tamaño.
Conforme el niño crece las amígdalas tienden a disminuir su tamaño. Pixabay

Las amígdalas o “anginas” se encuentran a ambos lados de la faringe, están formadas por tejido linfoide y constituyen un mecanismo de protección de nuestro organismo frente a infecciones. Hablamos de hipertrofia amigdalar en aquellos niños que tienen las amígdalas de un tamaño excesivamente grande. Según su tamaño y la obstrucción que ocasionan se pueden clasificar en 4 grados.


¿Qué síntomas pueden producir?

Ronquidos al dormir. Es el síntomas mas frecuente. (Hay que diferenciarlo de los ronquidos originados por el catarro, que son ocasionales)



Apneas del sueño (pequeñas pausas de la respiración). Pueden ser responsables de despertares nocturnos y de un sueño no reparador, que a veces desencadena por el día irritabilidad, y falta de concentración. 


Respiración por la boca, que puede desencadenar maloclusión dentaria. 



Voz gangosa, ronca, mal aliento.


Si las adenoides (conocidas también como vegetaciones) son grandes también aumentarán todos estos síntomas, y además favorecen otitis y sinusitis.



¿En que casos se deben operar?

Lo más indicado inicialmente es esperar, observar y ver evolución ya que conforme el niño crece las amígdalas tienden a disminuir su tamaño, sobre todo a partir de los 5-6 años que disminuyen el número de infecciones respiratorias


Sólo se operan si:

-Producen apneas del sueño de causa obstructiva (principal indicación hoy en día).


-Amigdalitis de repetición (7 o más episodios en un año; 5 episodios al año en los últimos dos años; 3 episodios al año en 3 años, que cumplen al menos uno de estos criterios: exudado amigdalar purulento, test/cultivo de estreptococo A positivo, adenopatías anteriores o fiebre>38).

-En ocasiones por abscesos periamigdalinos de repetición.


¿En qué consiste la operación?

La intervención la realiza el otorrinolaringólogo. Es una cirugía que precisa anestesia general, y consiste en la extirpación completa de las amígdalas. Normalmente el niño se queda unas horas ingresado para observación, y si todo va bien en el mismo día podrá irse a casa. 

 

Temas relacionados
Salud Sanitarios Medicina Hospital HLA Mediterráneo

para ti

en destaque