Paco, el cura de Almería que se quedó sin boda por no haber tren

“Almería es el desierto ferroviario, está desconectada del Mediterráneo”

Clara, una chica valenciana, y Arnau, un chico catalán, han decidido casarse en el mismo tren en el que se conocieron. Un primo murciano, una supervisora andaluza y sus familias y amigos los acompañan en un accidentado viaje por la costa mediterránea que llevará al límite la paciencia y el amor. Una boda en la que, además, hay una ausencia más que destacada, el cura Paco, un almeriense que tiene que oficiar el casamiento vía móvil puesto que se ha quedado sin tren que pase por la provincia. 


Este es el hilarante argumento que sigue "Sí, quiero (Corredor)", un divertido cortometraje en el que es protagonista el ansiado y ausente Corredor Mediterráneo, que, en caso de llegar algún día a hacerse realidad, conectará viajeros y mercancías de todas las regiones del Mediterráneo-


Pero nunca llega y ante esta situación permanente, desde la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) y el movimiento #QuieroCorredor han presentado en Valencia el cortometraje, que está dirigido por Alfonso Sánchez y que cuenta con intérpretes de primer nivel como la valenciana Nuria Herrero, el catalán Álvaro Cervantes, la andaluza Macarena Gómez y el murciano Carlos Santos.



La boda y la ausencia del cura

Así, a lo largo de 23 minutos, se denuncia la realidad que viven las regiones del Mediterráneo a la espera de esta conexión ferroviaria y en la que, como señalaban los responsables de la cinta durante la presentación, "Murcia y Almería están aislados". Y es que, como no podía ser de otra forma, cuando se trata de 'desconexión' la provincia almeriense siempre es protagonista y, para ello, en 'Sí, quiero (Corredor)', cuando aparece Almería es para destacar que, efectivamente, es un lugar "aislado".




Y es que Paco, el cura que debe oficiar la boda, hace su aparición estelar en mitad de una árida zona en la que no tiene ni cobertura y en la que, por supuesto, tampoco pasa el tren. "¿Dónde está el tonto del pijo del cura?" pregunta el actor Carlos Santos, y Paco, el sacerdote, no puede hacer más que buscar cobertura y mirar la hora en su reloj.


"El Paco venía en tren desde Almería", responde una mujer al novio, a lo que otro invitado apela: "Imposible, Almería es conocida como el desierto ferroviario porque está desconectada del Mediterráneo. Es técnicamente imposible que venga desde allí porque no hay vías", lamenta el ebrio invitado, aunque remarca: "Aunque al ser un sirviente de Dios, lo mismo puede obrar el milagro y multiplicar las vías y los trenes, lo que técnicamente permitiría su beatificación". Pero a pesar de las dificultades y de la falta de trenes, el cura consigue oficiar la boda vía móvil "desde un páramo hostil".

 

Temas relacionados
Infraestructuras Viajes Corredor Mediterráneo Renfe

para ti

en destaque