Los 5 principales enemigos del vientre plano

El clásico ejercicio de flexión de tronco no es útil

Los secretos del vientre plano.
Los secretos del vientre plano. Pixabay

Para nuestra salud es muy importante tener un vientre plano. Presentar obesidad en la zona aumenta el riesgo cardiovascular de la persona, así como la probabilidad de desarrollar enfermedades como la diabetes mellitus o la hipertensión arterial.


"Se trata de un hecho todavía más importante si cabe si tenemos en cuenta la cantidad de órganos vitales que se encuentran en la cavidad abdominal. Tanto la musculatura profunda como las paredes abdominales son fundamentales para el buen funcionamiento de órganos y de vísceras como el hígado, el estómago, los intestinos o la vejiga", remarca en una entrevista con Infosalus Marc Bonamusa, graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, y postgraduado en Entrenamiento Personal.

El autor de 'Objetivo: Vientre plano' (Amat Editorial) cuenta además que el abdomen tiene una "función vital" para la salud de nuestro sistema musculoesquelético: "El grupo de músculos que lo forman nos permite mantenernos erguidos en una postura estática y nos estabiliza mientras nos desplazamos. Asimismo, protege nuestra columna de múltiples agresiones e impactos actuando de faja natural".


Ahora bien, la predisposición a acumular grasa en esa zona depende de tu sexo o de tu genética, según precisa, y en el caso concreto de las mujeres esa predisposición a acumular grasa en la zona es mayor. "Lo que más influye es el entorno, es decir, el estímulo que tú le des a tu organismo durante toda tu vida. No es lo mismo en una persona una dieta más baja en hidratos de carbono que alta, o más enfocada en una vida activa de descanso saludable y de alimentación saludable, que todo lo contrario", aprecia.


Según aconseja, si tienes tendencia a acumular grasa en la faja abdominal, con una práctica regular de deporte y una alimentación adecuada "no tendrás problema"; pero si tienes el morfotipo, llevas una alimentación inadecuada y una vida sedentaria, "a nivel metabólico tendrás otras patologías relacionadas aparte de acumular ahí grasa", vaticina el graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.


Así, este especialista apunta cuáles serían a su juicio los 5 principales enemigos del vientre plano:


1.- El alcohol, un "auténtico veneno" para las células del hígado.
   

2.- La sal, que produce una importante retención de agua y de líquidos, por lo que el abdomen puede verse seriamente comprometido si se abusa de su consumo..- Harinas refinadas: Ricas fuentes de carbohidratos y su ingesta excesiva se ha asociado con una mayor acumulación de grasa abdominal, por lo que es recomendable evitar su consumo y sí incluir en la dieta cereales integrales.
 

4.- Las grasas no saludables, las grasas saturadas. La mayor parte son de origen animal y están presentes en las carnes y derivados, leche y derivados como la nata o el yogur. También las grasas trans se encuentran en alimentos procesados, como margarinas, bollería industrial, galletas o patatas fritas.
 

5.- Los azúcares. Un exceso irrita la mucosa del estómago y produce inflamaciones gastrointestinales.


El problema de los abdominales de toda la vida
Por otro lado, y para conseguir un vientre plano, Bonamusa pide tener en cuenta que, pese a que la creencia marca que hacer abdominales es lo idóneo para bajar tripa, estos "no son útiles para ello". "Hemos integrado el 'crunch' abdominal (el clásico ejercicio de flexión de tronco) como el ejercicio por excelencia para tonificar el abdomen. Seguimos viendo que estos ejercicios se programan indiscriminadamente en los gimnasios y en centros de rehabilitación", lamenta.


A su vez, explica que estos ejercicios no sólo no son eficaces para reducir el perímetro de la cintura, sino que incluso pueden aumentarla. "El motivo principal es que este tipo de ejercicios abdominales de flexión de tronco aumentan la presión abdominal. La faja abdominal recibe órdenes de ir hacia afuera, y la práctica reiterada hará que se desarrollen provocando un abdomen abultado", agrega.

De hecho, señala que al realizar estos ejercicios se produce una fuerza en la contracción abdominal que hace que aumente la presión y que empuja el periné hacia abajo y lo debilita. "Esto causa una drástica disminución en el tono del suelo pélvico y facilita la caída de los órganos internos, como los prolapsos de vejiga, útero y recto, que son la principal causa de la incontinencia urinaria de esfuerzo y de algunas disfunciones sexuales. Esto sucede de manera especial en la mujer al tener una cadera más ancha y un periné más amplio y débil", mantiene.

Por eso, el licenciado en Ciencias del Deporte, y director del Centro de entrenamiento y salud Wellfit de Barcelona insiste en que, a medida que mejores tu condición física, y tu alimentación, mejorarás tu composición corporal, de forma que disminuirá tu grasa corporal a nivel general, y también lo hará la de tu cintura.Asimismo, subraya que el papel de la nutrición es "fundamental" en todo este proceso de conseguir un vientre plano. "Dependiendo del tipo de alimentación que sigas puedes facilitar que tu metabolismo sea más lento y acumules más grasa o por el contrario que sea más rápido y te ayude a tener mejor composición corporal", indica.


Aquí diferencia la alimentación alta en hidratos, azúcares procesados, grasas trans o alcohol, que acidifican el ambiente digestivo e inflaman tu cuerpo, provocan digestiones pesadas; a por el contrario una dieta más centrada en grasas y proteínas buenas, combinadas con verdura, tipo más alcalina, que desinflama el organismo y también la barriga, "el abdomen estará más deshinchado". "En resumen, lo que nos permitiría conseguir un vientre plano, en cuanto a alimentación, es una dieta más alcalina, baja hidratos de carbono, estrategias nutricionales como el ayuno intermitente", asevera.


Hipropesivos
Con todo ello, Bonamusa ensalza el papel "fundamental" que cumplen los ejercicios hipopresivos, con los que entrenamos la faja abdominal para sujetar y proteger la columna, los órganos y las vísceras, aparte de conceder una estabilidad postural.

Eso sí, ve imprescindible que para su realización se acuda a un especialista formado en la técnica hipopresiva porque cada persona tiene unas características concretas a la hora de hacer estos ejercicios, porque si no obtendrás los efectos que buscamos.




 

Temas relacionados
Alcohol Nutrición Salud Obesidad Consumo

más leídas

últimas de Sociedad

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería