Asar sardinas sin que tu casa huela como un chiringuito: te contamos cómo

Un truco sencillo y rápido para disfrutar de uno de los placeres del verano

Las sardinas, uno de los pequeños grandes placeres del verano.
Las sardinas, uno de los pequeños grandes placeres del verano. Pixabay

Son frescas, sabrosas, nutritivas, baratas... Sin duda, uno de los manjares del verano. Hablamos de las sardinas. También son el pescado azul más popular y uno de los alimentos recomendados por los expertos para prevenir las enfermedades del corazón gracias a la gran cantidad de omega 3 que contienen, recuerda la Cadena SER.


Este verano, seguro, las probaremos de distintas formas: en el chiringuito, en forma de espeto, a la brasa, asadas, marinadas, rebozadas, al horno... cualquier formato es bueno para este pescado tan beneficioso para el organismo.


¿Cualquiera? Aquí llega el problema: hacer sardinas en casa tiene un enorme inconveniente: puedes dejar un olor a chiringuito importante, incómodo y algo desagradable. 


Te contamos un truco



Pero hay un truco que puede ayudar a evitar ese olor en toda la casa. Es sencillo y rápido y podrás comer unas ricas y sanas sardinas asadas en menos de diez minutos.


Para esta receta necesitas lo siguente: una sartén, papel aluminio o papel de hornear, aceite (esto es opcional), sal y, por supuesto, nuestras queridas sardinas.


Sobre la sartén colocaremos papel aluminio (o de hornear), una lámina lo suficientemente larga que permita cubrir las sardinas. Sobre el papel pondremos un chorro de aceite y a continuación colocaremos las sardinas, enteras, con cabeza, tripas y cola. Pondremos sal gorda al gusto y volveremos a echar un chorro de aceite sobre las sardinas (este es opcional, ya que la propia grasa del pescado azul será suficiente). 


A continuación envolveremos las sardinas con el papel aluminio (o de hornear), de manera que quede en forma de paquete sobre la sartén, y dejaremos asar a fuego fuerte durante unos 4/5 minutos. Pasado ese tiempo daremos la vuelta al paquete entero y dejaremos las sardinas asando por el otro lado durante otros 4/5 minutos.


El resultado será unas sardinas asadas muy jugosas y sabrosas y, lo más importante, habremos evitado que el olor a chiringuito impregne toda la casa. ¿Te animas a probar?

 

más leídas

últimas de Sociedad

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería