Rumba, rock y Estopa para conquistar a 10.000 almerienses

Gran concierto de los hermanos Muñoz para cerrar la Feria

La Voz 18:02 • 28 ago. 2022

Hay artistas que con el paso de los años van perdiendo público con la misma rapidez que otras personas pierden el pelo. No es el caso de Estopa, que después de dos décadas en la música mantienen los mismos fieles seguidores, e incluso han incorporado nuevas generaciones (y, por cierto, conservan el cabello, tamizado con algunas canas). Así se pudo comprobar anoche, sábado, en el cierre del brillante ciclo de conciertos de la Feria de Almería. 10.000 personas y entradas agotadas. Casi nada.


Fue una celebración compartida, desde el tema inicial hasta que se despidieron con ‘Como Camaron’. Fue pronunciar David las palabras mágicas, “Fui a la orilla del río” y de inmediato el público continuó la canción “Y vi que estabas muy sola…”, coros que se repitieron a lo largo de la noche, y es que sus letras se han convertido en himnos por todos conocidos. Durante dos horas y cuarto, Estopa hizo un repaso a su discografía con un catálogo de casi 30 canciones de todas las etapas, y con la incorporación con cuatro temas de su último trabajo, ‘Fuego’ (‘Camiseta de rock&rol`, ‘El último renglón’, ‘Yo no estoy loco’ y la que da título al disco).


La estampa en el Recinto Ferial fue de comunión total entre Estopa y el público. José y David transmitieron su buen rollo a los almerienses, y numerosos turistas, gracias a la autenticidad que han demostrado a lo largo de estos veinte años tanto en el escenario como en la vida. Sus letras cuentan historias de la calle, situaciones que nos pueden ocurrir a nosotros o al vecino, los sonidos son alegres y pegadizos, y el directo es contundente y con gran calidad instrumental. Porque esa autenticidad también la llevan de gira, y salvo las tres pantallas en las que acercan primeros planos de los artistas o proyectan algunos audiovisuales, la escenografía es sencilla. Lo importante es compartir el rock rumbero o la rumba rockera, cada cual como quiera llamarle, y esas letras que el público hace suyas.



Tras ‘Tu calorro’, continuó la fiesta con el ritmo de ‘Vino tinto’ y en la tercera canción presentaron ‘Fuego’, que como otras letras habla de la pasión y amor en la pareja. Son estrofas festivas, tamizadas con el sentido de humor que caracteriza a los hermanos Muñoz, y también algunas con una aguda crítica social, que conectan de inmediato con el público y son tarareadas ya sean en el concierto o en las celebraciones con amigos. A estas alturas el público estaba en todo lo alto, por lo que Jose y David decidieron bajar el biorritmo, si es posible en sus conciertos, para coger aire con ‘Tradicomedia’, para volver a la carga con los sonidos de guitarras con ‘Vacaciones’.


Emoción



Los hermanos Muñoz son rumberos y, también rockeros, y así se ha demostrado con ‘Camiseta de rockandrol’, que grabaron con Fito y Fitipaldis, y en la gira dedican, como es lógico a Fito Cabrales, un cantante que con vida musical paralela a Estopa: Un éxito en los conciertos, año tras año. Sin artificios y con aplicando el ‘abc’ de los directos. Buen sonido y temas que conectan.


Tras ‘Hemicraneal’ llegó uno de los momentos mágicos, ‘Partiendo la pana’ que puso a saltar y bailar a todo el Recinto de Conciertos, para seguidamente relajarse con ‘El último renglón’, donde David siempre se emociona. La celebración de su vigésimo aniversario continuó con la canción que les convirtió en un éxito nacional del que no se han bajado, quizás el tema más popular de su primer disco, ‘La raja de tu falda’, que, como muchas otras historias, están basadas en situaciones que han vivido. Un auténtico himno del pop español.



Tras ‘Penas con rumba’ se dieron un respiro para dejar lucirse a la percusión de la banda. Y es que los hermanos Muñoz centran sus conciertos en las letras y canciones, sin recurrir a una gran producción en la que apoyarse. Sonidos de rumba, pop y rock con los que conectan con el entregado público, y como ejemplo la locura que provocó el siguiente tema: ‘El del medio de los Chichos’.


Estopa usa las bases que siempre han triunfado en cualquier concierto, dos o tres canciones rítmicas y una balada para bajar la adrenalina, y luego de nuevo otra vez ritmo, y, por eso, en el ‘setlist’ ahora tocaba la balada ‘Te vi te vi’, a la que ha continuado ‘Vuelvo a las andadas’, y ceder David el protagonismo a Jose, que interpretó en solitario ‘Ya no me acuerdo’. La sencillez de los Muñoz hace que tras ‘Yo no estoy loco’ se paren a leer una pancarta de las primeras files donde le piden que le dedique unos CDs, que David recoge y firma delante del público.


Estopa nace de la gente de barrio y eso se transmite en muchas de sus canciones, quizás la más icónica ‘Pastillas de freno’, “dedicado a los que madrugan para trabajar. “Ojalá en el futuro nos pongamos de acuerdo para trabajar menos y poder tener más tiempo para disfrutar”, arengó David.


Concierto acústico

Con ‘Me falta el aliento’, ‘Fuente de energía’ y ‘Paseo’ concluyó la noche a falta de los bises. Aunque más bien habría que decir que finalizó el primero de los dos conciertos que ofrecieron. Pues mientras las primeras veinte canciones las interpretaron al ritmo de la guitarra, o como dice la canción “A toda pastilla”, los extensos bises los dedicaron a ofrecer un acústico, un concierto íntimo. Sentados en taburetes, y con sendas guitarras españolas, cantaron versiones reposadas de ‘Escucha princesa’, ‘Dominios’, ‘Rumba triste’ y ‘Mi primera cana’, dedicada al maestro Sabina.


Pero esto es Estopa y el final del concierto fue de nuevo una celebración con un final trepidante para compartir ‘Ojitos rojos’ y ‘Cacho a cacho’, despidiéndose en todo lo alto ‘Como Camarón’.


Hoy en día hay público para todos los gustos, desde los que convierten el escenario en el set de producción de su videoclip, sin acompañamiento de músicos, a los más clásicos, con guitarra y batería, a los que todavía les gusta pedir al público que coree sus temas. Todo es válido, siempre que detrás de la propuesta haya talento. Lo importante es ofrecer un trabajo auténtico contigo y con tus seguidores, que logre esa conexión mágica, como les sucede a Estopa en cada concierto a lo largo de estos veinte años. Como dice la canción con la que se despidieron de Almería, “Que yo sé que la sonrisa que se dibuja en mi cara tiene que ver con la brisa que abanica tu mirada. Tan despacio y tan deprisa. Tan normal y tan extraño, yo me parto la camisa como Camarón”.


Temas relacionados

para ti

en destaque