Rober Ayala: “Estamos al 100% encima del viñedo, casi a diario”

Junto con María del Mar Fernández, ambos comparten la propiedad de Bodega Pura Vida

Rober Ayala y María del Mar Fernández, propietarios de Bodega Pura Vida.
Rober Ayala y María del Mar Fernández, propietarios de Bodega Pura Vida. La Voz

¿Cómo se iniciaron en el mundo del vino? ¿De dónde viene vuestro interés?
Empezamos nuestro proyecto en el 2011. El interés viene de que nuestros padres son gente de pueblo, aunque no de esta zona, y siempre habían tenido pequeños cultivo. La verdad es que experiencia antes que esta no teníamos salvo alguna vendimia en cortijos de amigos y allegados.


¿Cómo descubrieron la zona, los terrenos donde posteriormente iban a plantar los viñedos?
Descubrimos la zona gracias a la escalada. A mediados de los 80 topamos con el Barranco de Cacín, que está a 4 kilómetros de Fondón, y, desde entonces, hemos estado enamorados de este enclave. El viñedo es del año 2000, así que cuando compramos la finca ya estaba plantado.


¿Cuáles son las señas de identidad o la filosofía de Pura Vida?
Nuestra filosofía es hacer el vino de la forma más respetuosa posible con la naturaleza y hacia el propio vino. Para nosotros es muy importante no usar ningún químico.




¿Qué se necesita para elaborar un buen vino? ¿Qué es para vosotros lo más importante?
Desde nuestro punto de vista, lo más importante para hacer un buen vino es la calidad de la uva y tratarla de la forma correcta. Recogerla en su momento justo de madurez y acidez forma parte de un largo proceso que hay que seguir.


¿Qué tienen en común todos los vinos de la bodega?
Todos nuestros vinos tienen en común que son monovarietales, realizados con una sola uva, y que están tratados con la filosofía de vino natural. Son caldos que se elaboran bajo una mínima intervención por nuestra parte.




Aunque imaginamos que la elección será muy difícil ¿cuál de sus vinos es el preferido?
El Vino-Tinto Cosecha. Se trata de un 100% Garnacha.


¿Qué diferenciación puede aportar una pequeña producción frente a grandes empresas? En un mercado tan competitivo, no es fácil destacar.

Estamos al 100% encima del viñedo, casi a diario. Solo nosotros dos nos encargamos de todas las labores. Conocemos nuestro cultivo como el pastor a su rebaño. Somos conscientes de las necesidades o carencias de la viña durante el año. Por lo tanto, esto supone un exhaustivo control de todo lo que hacemos. Echamos muchas horas en el viñedo, cosa que las grandes bodegas no pueden dedicar. Todo esto, al final, se nota en el resultado final.
El tipo de vinos naturales que producimos destacan frente a los grandes vinos industriales porque ni en terreno ni en bodega se emplean químicos. Lo único que se permite es el azufre, que es totalmente ecológico.

 

Temas relacionados
Vinos de Almería Vino Fondón

para ti

en destaque