Un modelo agroalimentario por el que merece la pena luchar

La Junta apuesta por la defensa de una PAC sin cambios bruscos para mejorar la sostenibilidad

Carmen Crespo en una fotografía de archivo en la planta de Vicasol en El Ejido.
Carmen Crespo en una fotografía de archivo en la planta de Vicasol en El Ejido. La Voz

La economía, el empleo y el equilibrio territorial andaluz dependen en gran medida del sector agroalimentario andaluz. Los agricultores y ganaderos están jugando un papel crucial en la crisis sanitaria de la Covid-19, garantizando el abastecimiento de alimentos seguros, asequibles, nutritivos y en cantidad suficientes. El actual modelo productivo de agricultura lo ha convertido en un sector estratégico para Andalucía, para España y para el conjunto de la Unión Europea.


El modelo regional ha permitido que Andalucía sea líder en España en una producción muy diversificada y en la transformación de productos, representando el 25% de la producción de la rama agraria española. Además, la comunidad acapara el 46% de la superficie de producción ecológica española y un 20% de su superficie agraria útil. Este porcentaje a nivel nacional se eleva al 62% en superficie de producción integrada.


El liderazgo se amplía en superficie de cultivos leñosos con suelos con cubierta vegetal, representando el 60% de la superficie española; en producción de alimentos de calidad, con 64 denominaciones de calidad diferenciada; y en internacionalización de sus producciones, con exportaciones agroalimentarias de más de 11.000 millones de euros.


A todo ello hay que añadir su capacidad para el desarrollo de proyectos europeos relacionados con la digitalización y la innovación. Todo ello ha contribuido a la diversificación de la economía del medio rural andaluz, consiguiendo una mayor fijación de población al territorio que en otras comunidades autónomas. “En Andalucía no queremos dar pasos atrás y la nueva PAC nos puede ayudar para seguir avanzando en este modelo andaluz de agricultura ecológica, sostenible, resiliente, adaptada a los mercados agrarios, innovadora, digital, diversificadora de la economía del medio rural. Además, el momento requiere de decisiones que permitan fortalecer y no debilitar el modelo productivo del sector agroalimentario andaluz”, explica Carmen Crespo.


El sector agroalimentario andaluz se está enfrentando a grandes desafíos, como la crisis sanitaria provocada por la Covid-19, en la que está siendo el único gran motor económico de Andalucía, que está funcionando por la obvia caída del turismo. Y también mantiene la incertidumbre creada por el Brexit, con la salida de la Unión Europea del Reino Unido, uno de los primeros destinos de las producciones agrícolas andaluzas.



Para conseguir superar estos retos hay que seguir avanzando de manera paulatina en la mejora del modelo de aplicación de la PAC que hay actualmente en Andalucía. “El presupuesto de la PAC en Andalucía debe alcanzar, como mínimo, el mismo nivel que hasta ahora. No queremos dar pasos atrás y el Gobierno de Andalucía apuesta por un diálogo leal con el Gobierno en defensa de la derechos de los agricultores y ganaderos andaluces”, concluye Crespo.


El sector agroalimentario andaluz ha dado ejemplo de su capacidad de adaptación a las nuevas prioridades que se han ido marcando en esta política, por su competitividad y su sostenibilidad, y hay que continuar por el mismo camino y los mismos recursos para que Andalucía continúe caracterizándose por un medio rural vivo.


En cifras

El 98% de los municipios andaluces son rurales, y en ellos vive el 58% de la gente. El 41% de su superficie (más de 87.000 km cuadrados) son tierras de cultivo en donde hay casi 245.000 explotaciones.


La agricultura representa el 7,7% del Valor Añadido Bruto y la producción de la rama agraria andaluza supone casi el 25% de la nacional. La importancia de su sector agroalimentario tiene su plasmación en los casi 350.000 empleos que genera en Andalucía. En 2019 los perceptores de ayudas de la PAC fueron 221.841 y el montante ascendió a más de 1.418 millones.


Ecoesquemas simples y accesibles

El Grupo de Expertos Andaluces por la PAC, presidido por el secretario general de Agricultura, Ganadería y Alimentación, Vicente Pérez, reúne a una veintena de profesionales de reconocida trayectoria en el agro, representantes del sector agroalimentario, de la universidad y altos cargos de la consejería.


A la espera de que en los trílogos se concrete el porcentaje definitivo a destinar de los pagos directos de la PAC a los nuevos ecoesquemas, los expertos sostienen que estos no pueden convertirse en un problema añadido para los agricultores y ganaderos ante la covid. Asimismo, apuestan por unos ecoesquemas de aplicación sencilla y a los que una gran mayoría del sector se puedan acoger para avanzar en sostenibilidad, innovación y competitividad. Defienden la figura del agricultor pluriactivo como elemento vital para el desarrollo y el mantenimiento de la Andalucía rural.


 

Temas relacionados
Agroalimentación

para ti

en destaque