Vera

Cómo los veratenses resistieron y planificaron su futuro tras el gran terremoto

Los hallazgos del yacimiento de Bayra han llegado al congreso internacional de Las Azores

Visita reciente del delegado de Turismo al cerro del Espíritu Santo.
Visita reciente del delegado de Turismo al cerro del Espíritu Santo. La Voz
Guillermo Mirón
17:32 • 27 oct. 2022

Sucedió hace poco más de cinco siglos. Desolados tras uno de los mayores terremotos de la historia, los veratenses no bajaron los brazos. Resistieron en su emplazamiento ya destruido a bases de tiendas de campaña y viviendas precarias provisionales mientras planificaban el traslado a la actual Vera.

Bajo el título de 'Bayra, Archeology of an earthqueake', los arqueólogos Moisés Alonso Valladares y Alberto García Porras, directores del Proyecto General de Investigación, han expuesto las evidencias arqueológicas de los factores que asolaron la Vera medieval en el gran terremoto de 1518, como la organización de parte de la reconstrucción mencionada anteriormente.

La ciudad de Bayra, ubicada en el Cerro del Espíritu Santo, al sur del actual núcleo urbano de Vera, fue fundada por la población andalusí en el siglo IX. Desde esa fecha tuvo un crecimiento paulatino durante la Edad Media, hasta que en 1488 fue tomada por las tropas de Fernando el Católico, para ser destruida treinta años más tarde por el fatídico terremoto del 9 de noviembre de 1518. Sismo que desoló la ciudad y obligó a sus habitantes a refundar un nuevo asentamiento, ahora sí, donde se encuentra el pueblo actual.

El Ayuntamiento de Vera junto con el grupo de investigación PRINMA (Universidad de Granada) iniciaron las actividades arqueológicas en el cerro en 2021, y esta ponencia ha sido uno de los principales pasos para divulgar los avances en el proceso de investigación desde una perspectiva científica.

Los datos expuestos han analizado el total del cerro, describiendo aquellos indicios de los gravísimos daños que sufrieron las estructuras en el siglo XVI. Desde la fractura del sustrato geológico y desplazamiento de grandes bloques en la ladera cubriendo estructuras medievales y modernas, hasta el hallazgo de una gran fisura que cicatriza todo el Alcázar de la ciudad. Considerando, asimismo, una suerte que el aljibe o ermita se mantuviera en pie.

En los sondeos se han identificado grandes derrumbes que cubrían por completo las estructuras, descubriendo los materiales que se albergaban en su interior. Escombros que, tras su colapso, habían sido regulados para construir encima, en alguno de los casos, una serie de suelos de cal para colocar tiendas de campaña y hogares temporales que dieran cobijo a los supervivientes. Mientras que se realizaban las tareas de limpieza, recuperación y el aprovisionamiento de víveres, también se planificaba la construcción de la Vera contemporánea.

En definitiva, la presencia de Bayra en el congreso internacional de desastres naturales en Azores ha puesto en valor la historia del Levante Almeriense, subrayado la lucha y esfuerzo para sobrevivir de los antepasados veratenses tras una catástrofe inconcebible desde nuestra historia reciente.






Temas relacionados

para ti

en destaque