Se cumplen 150 años desde que Antonio Abellán compró media comarca del Almanzora

El nombrado marqués adquirió 90 fincas de una tacada y cambió la historia del valle

Antonio Abellán junto a familiares en una fotografía realizada en Madrid. Foto: Miguel Ángel Alonso.
Antonio Abellán junto a familiares en una fotografía realizada en Madrid. Foto: Miguel Ángel Alonso. La Voz
Guillermo Mirón 18:35 • 15 feb. 2022

Este martes, 15 de febrero, se cumplen 150 años de una efeméride que cambió la historia del Valle del Almanzora y que hoy ha recuperado el historiador local Miguel Ángel Alonso. Tal día como hoy pero en 1872, Antonio Abellán Peñuela, quien sería Marqués del Almanzora por decisión de Amadeo I de Saboya en el mes de junio de ese mismo año, adquirió prácticamente de una tacada nada menos que 90 fincas "repartidas por el valle en las localidades de Cantoria, Arboleas, Oria, Partaloa y Albox", detalla el historiador.

La mayoría de estas haciendas se encontraban en la aldea de Almanzora (Cantoria) y entre ellas figuraba "una casa solariega del antiguo Marqués de los Vélez que servía de centro administrativo y almacén de estas generosas tierras de Almanzora y Almizaraques". Esta hacienda fue transformada tras su compra en lo que hoy conocemos como el Palacio del Almanzora, siendo convertido en una residencia señorial "a la altura de tan ilustre propietario", recuerda Alonso antes de rememorar que en el año 1872 "fue nombrado hizo hijo adoptivo de Almería, se le concedió el título de Marqués, fue elegido senador y recibió la gran Cruz de Isabel la Católica".

Esa casa solariega a orillas del río Almanzora se convirtió en palacio pero no sólo en eso. También se erigió como el centro político y social de la comarca puesto que cuando el Marqués de Almanzora llegaba a esta propiedad se reunía junto con otros hombres influyentes en el conocido como Salón de las Conspiraciones. Allí elegían "al diputado del distrito, al alcalde de turno y sobre todo, en 1876, no quiso Abellán dejar pasar la oportunidad de que el ferrocarril, que inicialmente tenía aprobado el trazado por Los Vélez, cambiara y pasara por la puerta de su Palacio", tal y como terminó ocurriendo.

De esta forma el marqués no sólo consiguió que la llegada del ferrocarril se produjese con un trazado que transcurría a escasos metros de su palaciego hogar sino que dejó a toda una potencia económica cercana de la zona como Albox "sin su ferrocarril" haciendo que sus vecinos tuvieran que recorrer los 5 kilómetros que separa a esta localidad de Almanzora cada vez que querían coger el ferrocarril. "Para más inri la estación se llamó 'Almanzora' y tan solo en 1904 y muerto el Marqués lograron introducir un cambio al renombrarla: Almanzora-Albox", detalla el historiador.

Por lo tanto ese 15 de febrero de 1872 para Miguel Ángel Alonso "comenzó una etapa nueva en estas tierras" ya que, por otro lado Catalina Casanova, mujer del marqués y condesa de la Algaida por petición general del pueblo de Tíjola en 1887" dejó una huella en la comarca siendo recordada como "la marquesa del pueblo" por sus numerosos actos de generosidad entre los que destacaron "el pago de salarios en sus fincas un tercio más altos que los habituales" así como su contribución para el "arreglo de innumerables templos" o su ayuda "en tiempos de inundaciones".

Coincidiendo con esta efeméride, el reconocido historiador ha recopilado además algunos de los contratos, condiciones y ubicaciones de los numerosos terrenos e inmuebles adquiridos, como es el caso de "49 hectáreas en Los Llanos de Almanzora" donde también dispuso de "dos casas cortijo en La Copa apreciadas en 30.000 reales; dos casas cortijo en el Cerro de La Torre o la Casa de los Almizaraques" entre otras muchas.

Más allá del término municipal de Cantoria, Abellán adquirió en Arboleas una "casa horno y solar contiguo valorado en 7.000 reales; una casa en la plaza de la Constitución (la casa de mis abuelos) que lindaba a la izquierda el ayuntamiento y apreciada en 3.000 reales" así como un "molino de aceite en la plaza".

En el caso de Albox, el Marqués del Almanzora se hizo con "una tierra en el Pago de la Cueva con seis horas de riego de la fuente del Cañico; tierras en el Pago de San Roque" un molino de aceite (la Almazara del Marqués de los Vélez recientemente derribada) en el paraje de Santa Bárbara que linda al sur con el salitre, apreciado en doce mil reales" además de una casa en la calle del Carmen valorada en 15.000 reales".

Son tan sólo algunas de las adquisiciones enumeradas por Miguel Ángel Alonso entre otras muchas que también conciernen a otras localidades como las de Oria o Partaloa. Se trata, en resumidas cuentas, de la llegada de un hombre al Valle del Almanzora que cambió la historia de la comarca (trazado del ferrocarril incluido) y que dejó para la posteridad un edificio monumental que hoy sigue pidiendo auxilio debido a su más que preocupante deterioro.






Temas relacionados

para ti

en destaque