Los regantes alertan de que el precio del agua desalada superará el euro por m3

El aumento del precio de la electricidad podría hacer inviable la utilización de este recurso

Cultivo de lechuga al aire libre.
Cultivo de lechuga al aire libre. La Voz

La subida ininterrumpida de los precios de la electricidad se ha convertido en una verdadera crisis energética que está empezando a amenazar directamente a la productividad de la economía española.


Al contrario de lo que podría parecer, la subida de la factura de la luz no es un problema que afecte únicamente a empresas tecnológicas o con un mayor grado de industrialización, sino que sus ondas expansivas llegan a casi todos los sectores, entre ellos el que tanto por facturación como por la cantidad de empleos que genera es el primero de Almería.


La agricultura almeriense, especialmente los regadíos exteriores de la zona norte, podría verse seriamente amenazada a causa de la subida del precio del agua desalada -que requiere electricidad para producirse- que se espera para los próximos meses, según alertó el presidente de la Junta Central de Usuarios del Valle del Almanzora y miembro de Aguas del Almanzora, Fernando Rubio.



"Ahora tenemos un precio en torno a los 60 céntimos, pero eso era cuando el kilovatio costaba 4 o 5 céntimos, ahora vale 20 o 25 céntimos y para hacer un metro cúbico hacen falta casi 4 kilovatios, o sea que si haces la cuenta un metro cúbico de agua, solamente en electricidad, va a costar fácilmente 80 céntimos", pronosticó el presidente de los regantes de la cuenca del Almanzora en una reciente entrevista para la Cadena SER Levante. 


El también presidente de la Comunidad de Regantes de El Saltador explicó que la subida de precios también se han notado en otros productos necesarios para la producción agrícola, el más notorio de ellos el abono, que ha registrado "una subida de en torno al 60%" en los últimos 15 días.



Rubio alertó del "caos" que se avecina en el sector ante unos precios imposibles de afrontar por los regantes, en una zona en la que los largos periodos de sequía y una -según denuncian los agricultores- deficiente política en materia hídrica, han hecho del agua desalada prácticamente la única alternativa para sacar adelante sus cosechas.


"Los 70 céntimos ya eran para nosotros un precio prácticamente inviable, no digamos cuando el agua haya que pagarla a más de un euro. Hay una gran preocupación en todas las empresas y entre los agricultores, porque estamos viendo que los precios de venta son cada vez más bajos, estamos inundados de productos de terceros países que están haciendo una competencia totalmente desleal con lo precios que ellos manejan para producir", denunció Rubio.


La situación se ha vuelto "insostenible" y, a menos que cambie, continuar la producción va a ser "imposible" con unos costes tan elevados, por lo que para lograr suavizarlos los agricultores hicieron una serie de propuestas recientemente al MITECO, en una reunión con el director general del Agua, Teodoro Estrela, y el presidente de ACUAMED, Francisco Baratech, que tuvo lugar a principios de mes.


"Hay una ley que dice que el agua desalada para agricultores tiene que ser de 30 céntimos el metro cúbico, una ley que está aprobada por unanimidad por todos los partidos políticos pero que no se aplica ni se cumple", denunció Rubio.


La solución que plantearon, según el presidente de los regantes, fue emitir "un decreto de sequía" lo que permitiría tener agua desalada a 30 céntimos el metro cúbico. "Dicen que lo van an estudiar pero la situación apremia y si el estado no pone dinero encima de la mesa subvencionando de una manera más directa o indirecta, el agua desalada va a sobrar prácticamente toda porque nadie la va a poder utilizar", zanjó.

 

Temas relacionados
Agricultores Comunidades de regantes

para ti

en destaque