Vélez-Blanco

Las fuentes de Los Vélez se quedan secas por los cultivos intensivos

Los vecinos culpan a la proliferación de nuevos pozos para regar los campos de lechuga

En la histórica y monumental fuente de Los Cinco Caños ya no mana el agua
En la histórica y monumental fuente de Los Cinco Caños ya no mana el agua La Voz

Los vecinos de Vélez Blanco están alarmados; sus numerosas fuentes naturales están en un estado “agónico” según la Asociación por la Defensa del Agua de Los Vélez. Una situación similar se produce en Vélez Rubio, donde el agua empieza a ser un bien escaso porque viven de los mismos afloramientos de los que beben las fuentes del pueblo vecino.


Los afectados por esta situación miran directamente a la implantación de cultivos intensivos por parte de empresas almerienses y murcianas que producen en la comarca sobre todo durante los meses de verano. Su asociación apunta al bombeo de grandes volúmenes de agua desde los pozos excavados por esas empresas, “lo que está ocasionando que muchos manantiales históricos y tradicionales hayan desaparecido y otros se encuentran en situación realmente agónica. 


Al límite
Sostienen que “la modernidad y el desarrollo deben tener un límite porque si quitamos este recurso, ¿qué les queda a nuestros pueblos?”. Las fuentes han sido la base económica durante centenares de años, pero ahora la situación ha cambiado.



Lamentan lo lejos que queda la producción artesanal y de autoconsumo, “porque se exigen grandes producciones a escala industrial, con grandes repercusiones ambientales: enorme consumo de agua, fertilizantes, fitosanitarios o plásticos, y la transformación de muchas superficies que siempre fueron de secano, en regadío intensivo y de monocultivo, con las consecuencias ambientales que se producen en una comarca de alto valor ecológico, como lo demuestra la existencia del Parque Natural de Sierra de María Los Vélez


Recurso turístico
Sin las fuentes que le hicieron famoso Vélez Blanco perderá uno de sus mayores atractivos turísticos y la posibilidad de sumarse al desarrollo económico con las aguas de sus manantiales que regaban las vegas, que tienen una opción con el olivar ecológico y otros cultivos menos agresivos. 



En Vélez Blanco se ha secado la Balsa de la Vicaria, que recogía el agua de seis manantiales del Barranco de la Fuentes. También ha desaparecido el histórico manantial de los Cinco Caños, monumental y centenario. Los prestigiosos Caños de Caravaca han disminuido su caudal a la tercera parte y se han extinguido o aminorado considerablemente, el del Mesón, El Badén e innumerables surgencias situadas en la parte alta del Barranco de la Canastera. Los situados a mayor cota sufren las consecuencias en primer lugar, después irán los otros, los recursos hídricos no son inagotables.


El caso de Vélez Rubio no es mucho mejor. Aunque su núcleo no dispone de tantas  fuentes, su abastecimiento depende en un 70% de las aguas de los manantiales de los Molinos, sin ellos se ocasionaría un problema inmediato y de difícil solución, en calidad y en cantidad.


Sin respuestas 
En noviembre de 2018 la Asociación por la Defensa del Agua de Los Vélez se reunió con las confederaciones del Guadalquivir y el Segura, con la Subdelegación del Gobierno y varios técnicos. Obtuvieron entonces el compromiso de estudiar el problema y limitar la proliferación de nuevos regadíos; tres años después los vecinos no han recibido una respuesta

 

Temas relacionados
Agua Comunidades de regantes Vélez-Rubio Vélez-Blanco

para ti

en destaque