Arboleas

Un parque público que brilla en la oscuridad gracias al ‘lapis specularis’

Cuenta con pistas de petancas, parques infantiles, zonas de vegetación y para el descanso

Las instalaciones del nuevo \'Parque de Cristal\', situado en la pedanía de Los Higuerales.
Las instalaciones del nuevo \'Parque de Cristal\', situado en la pedanía de Los Higuerales. La Voz

La pedanía de Los Higuerales, en Arboleas, cuenta ya con unas nuevas y modernas instalaciones deportivas y de recreo situadas a las puertas de uno de los mayores atractivos geológicos y arqueológicos de la comarca: las minas de lapis specularis, el primer mineral utilizado en la historia para la confección de ventanas translúcidas en la antigua Roma y que convirtió a esta zona del Almanzora en el epicentro de la extracción de este mineral del mundo antiguo.


El nuevo 'Parque de Cristal', tal y como lo ha denominado el Ayuntamiento, se extiende por una superficie de unos 30.000 metros cuadrados y delimita la entrada a las minas. Este espacio, del que ya pueden disfrutar los 400 habitantes de la pedanía, cuenta con pistas de petanca, bancos techados con pérgolas, zonas de vegetación y parques infantiles y biosaludables.


El mérito del parque ha sido integrar el ocio y el patrimonio histórico-arqueológico del entorno, que se manifiesta en los vestigios de antiguas construcciones romanas, con restos de estructuras antiguas tales como columnas. Pero esta simbiosis histórica va más allá de la simple conservación de monumentos y estructuras, confiriéndole al parque la que quizás sea una de sus características más llamativas.


Una característica que solo se puede descubrir visitando este espacio por la noche. Y es que, como corresponde a su condición de "antesala" del yacimiento arqueológico de la Mina Romana del Espejuelo, el Ayuntamiento ha decidido darle protagonismo a este bello mineral, que cuenta con una propiedad muy particular y sorprendente: durante las noches refleja la luz de la luna, iluminándose con una brillo fosforescente. 


Un golpe de efecto preparado por el Ayuntamiento para conseguir que este espacio sea único y no deje indiferente a nadie. Y es que, en los suelos del parque, lo que parece gravilla blanca es en realidad el preciado mineral con el que los romanos construyeron las primeras ventanas de la historia, o más bien sus restos triturados y convertidos en "picadura".



La idea no es ni mucho menos novedosa: tal es el poder refractario de este mineral, que ya era utilizado en ciudades romanas como Pompeya y Roma, donde se vertía triturado en las pistas de los hipódromos para poder realizar en ellas carreras nocturnas gracias al característico brillo que produce el lapis specularum.


"Utilizaban estos cristales en las pistas de los carros para que alumbraran con la luna, nosotros los hemos utilizado en los suelos del parque como si fuera arena o grava para jardines. Ya estaba triturado porque es lo que los mineros iban desechando durante la extracción del mineral", explica el alcalde del municipio, Cristóbal García.


Dentro de los planes del Ayuntamiento a corto plazo, también se encuentra el acondicionamiento de las minas de lapis specularis, que podrán comenzar a recibir visitantes "a finales de este año o principios del siguiente", según las predicciones del alcalde, que se queja de la falta de financiación para un proyecto de gran valor cultural y arqueológico, un proyecto que, en cualquier caso, el Ayuntamiento está decidido a emprender en solitario si fuera necesario.

 

Temas relacionados
Arboleas Arqueología Minería

para ti

en destaque