Albox

Fallece Miguel Romero, el fotógrafo que inmortalizó la catástrofe de 1973

Grabó las inundaciones más graves de la historia reciente y numerosas escenas costumbristas

El fotógrafo albojense Miguel Romero.
El fotógrafo albojense Miguel Romero.

Todos los pueblos tienen grabada a fuego una imagen de su historia reciente que les ha marcado en su devenir. En Albox, se cuentan con los dedos de una mano los vecinos que no recuerdan con exactitud milimétrica lo acontecido en 1973. Ese 19 de octubre, muchos fueron testigos de cómo el agua que bajaba de la sierra corría imparable por la rambla llegando a desbordarse, dando dentellada tras dentellada en forma de inundación a varios edificios, calles y plazas del casco histórico.


Unas imágenes que recuerdan incluso los más jóvenes. ¿Cómo es posible? Lo es porque hubo quienes, conscientes del peligro pero también del acontecimiento histórico que estaban viviendo, no dudaron en inmortalizar ese momento con unas todavía primitivas cámaras de vídeo. Esa persona fue el fotógrafo albojense Miguel Romero, quien junto al exalcalde José Miras Carrasco, lograron un documento audiovisual que es pura historia de Albox y la provincia.


Miguel Romero Galera (Albox, 1934) ha fallecido este viernes dejando para siempre las imágenes imborrables del agua saltando por encima del principal puente albojense. Pero su legado va mucho más allá. Se ocupó también de grabar estampas cotidianas y tradiciones de este pueblo del Almanzora, como sus vídeos sobre el mercado y las fiestas allá por los años 1961 y 1970. Vídeos que guardó con recelo hasta que en 2014 salieron a la luz en un acto organizado de la mano de la asociación cultural Somos Albojenses.



Miembro de la mencionada asociación e historiador, Miguel Ángel Alonso recuerda la figura de Miguel Romero y otras de sus grabaciones más importantes como la imponente “voladura de Cóbdar de 1963” en la que este pueblo almeriense casi acaba sepultado, además de grabaciones “del Santuario del Saliente de los 60 cuando todavía había frailes o de ferias y mercados de Albox de hace décadas”.


Alonso se remonta también al origen de su afición por las entonces nuevas tecnologías, que le llegó “de la mano de su padre, que era el representante de la casa Philips en Albox. Al aprender todos estos mecanismos, empezó a trabajar con Capel”, otro gran y reconocido fotógrafo. “Al iniciar el curso de Formación Profesional en 1953 consiguió el puesto de profesor de prácticas de administración y por las tardes lo compaginó con su estudio fotográfico hasta que se jubiló en los años 80”.


Alguien con las experiencias que ha vivido Miguel Romero también deja un largo historial de anécdotas, entre las que destaca lo ocurrido una vez que registraron las inundaciones de Albox. “Cuando desde el ministerio quisieron visionar esas inundaciones les llamaron. Fueron a TVE porque había altas autoridades que querían verlas para conceder la ‘zona catastrófica’. Se dio el caso de que cuando llegaron no tenían proyector y tuvieron que ir por Madrid a comprar un proyector que pagaron ellos por 60.000 pesetas”, cuenta el historiador.



 

Además, Miguel Romero fue corresponsal gráfico de La Voz de Almería entre los años 60 y principios de los 70, entre otras colaboraciones para lustrar con sus fotografías publicaciones de todo tipo.


Miguel Romero se ha ido en tiempos de volatilidad, también fotográfica. En los que es posible disparar cientos de flases en minutos sin coste alguno. Y aún así, ningún documento ha conseguido formar parte de la historia de Albox como lo han hecho los suyos. Su legado sobrevivirá, a buen seguro, por muchas décadas e incluso siglos. Descanse en paz.

 

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería