Abundante lluvia y nieve, bien repartida y sin apenas daños

Las precipitaciones se alejan, pero los fenómenos costeros pondrán en riesgo a Almería

Máquina quitaieves de la Diputación, este martes en la carretera de Velefique.
Máquina quitaieves de la Diputación, este martes en la carretera de Velefique. La Voz

Tras los dos días de lluvias continuadas vuelve la calma a la provincia. Lo que estaba anunciado como una nueva DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos), en otros tiempos también llamada ‘gota fría’, se quedó en una ‘rociada’ importante que llegó a prácticamente todas las zonas de la geografía provincial. El domingo los pronósticos de la Agencia Estatal de Meteorología apuntaban la posibilidad de lluvias próximas a los cien litros por metro cuadrado, especialmente en el Valle del Almanzora (entre Olula del Río y Tíjola) y en el área del levante a la altura de Garrucha y Carboneras. En el resto, cantidades variables que en la comarca de Nacimiento podían rondar los 60 a 80 litros por metro cuadrado.


El balance final no llega a esas cantidades, aunque se han registrado precipitaciones de cierta entidad en numerosos puntos, incluyendo algunas zonas del Poniente donde el agua provocó inundaciones en vías secundarias, sobre todo las situadas entre los invernaderos.


El análisis realizado por los analistas almerienses del clima Cazatormentas destacan que la ‘regada’ ha sido general, no habiéndose producido apenas episodios de lluvias torrenciales, salvo en el caso del extremo sudeste de la provincia, una zona que abarca desde la Sierra de Cabo de Gata hasta Sierra Cabrera, donde las estaciones meteorológicas instaladas han registrado 90 litros por metro cuadrado en Las negras o 114 en San José. Estas cifras se corresponden a las estaciones del colectivo Cazatormentas. Estas cantidades de agua recogidas en poco más de doce horas han hecho que hayan salido cauces en El Pozo de los Frailes, Isleta del Moro, Los Escullos o en Barranquete, donde fue preciso cortar la carretera.

En el resto, las cantidades son notables, pero más por acumulación tras más de 24 horas de precipitaciones continuadas. Las menores corresponden a las zonas cercanas a la provincia de Granada como Adra, embalse de Benínar, Bayárcal, La Ragua, Fiñana, Chirivel o la Cañada de Cañepla. Las más altas, los 55 litros en Serón, 62 en Purchena y Velefique o los 80 litros recogidos en Tahal.


Y por fin llegaron las nieves después de un año 2019 en el que prácticamente no habían hecho acto de presencia,
para mayor preocupación de meteorólogos y agricultores. Aunque al final solo nevó en cotas superiores a los 1.500 metros de altitud, las precipitaciones fueron de una cierta entidad en varias zonas de Los Filabres, como en los Altos de Velefique, en áreas próximas a Bacares o Tahal, y también en la de Calar Alto, donde se acumularon más de 25 centímetros de nieve y donde la climatología hizo imposible abrir los telescopios para la observación.


Protagonismo también para el viento, que en las horas centrales de estos últimos días sopló con fuerza. Ayer mismo, las mediciones realizadas por David Cutillas (de Cazatormentas) registraban rachas cercanas a los 130 kilómetros por hora en el municipio de Vícar.


En cuanto a los próximos días, las lluvias se desplazan hacia Valencia Baleares y Cataluña, aunque para Almería, la Aemet alerta de que los fenómenos costeros pondrán en riesgo a Almería. Por otra parte, el tiempo será estable en los primeros días del Puente de la Constitución sin precipitaciones, al menos hasta el domingo.

 

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería