Cuevas del Almanzora

Vecinos y ecologistas contra el vertido de arena por supuesto daño ecológico

Desde Costas replican que la arena vertida ha superado todos los controles pertinentes

El socavón que ha dejado el vertido de arena en la playa del Pozo del Esparto
El socavón que ha dejado el vertido de arena en la playa del Pozo del Esparto La Voz

El pasado 11 de noviembre un grupo de camiones comienzan a descargar arena de cantera sobre las playas del Pozo del Esparto, una pequeña pedanía costera de la localidad de Cuevas del Almanzora. Se trata de un procedimiento habitual después de un temporal o tormenta especialmente fuerte, con el que se busca regenerar las playas tras una excesiva erosión.


A pesar de que, según informan desde Costas, la arena vertida ha pasado todos los controles medioambientales pertinentes, un grupo de vecinos junto a la organización medioambiental local Graeca, ha denunciado esta actuación por considerarla nociva para el medio ambiente marino.


Este es el principal argumento que esgrime Jose Manuel Márquez de Haro, uno de los vecinos denunciantes, que además es veterinario y afirma que este tipo de arena “no pertenece al ecosistema marino” de las praderas de posidonia -que abundan en estas costas- por lo que causaría la muerte a muchos de sus animales, que no podrían metabolizarla.


Coste innecesario


Desde la organización ecologista Graeca sostienen que, a pesar de la total legalidad del vertido, este es sumamente dañino y supone un coste innecesario. “Hay ya muchos estudios que han demostrado que verter arena no detiene la erosión de las playas, además de que es dañino para las praderas de posidonia que tenemos en nuestras costas y supone un gasto de dinero público inútil”, sostiene la representante del grupo Maria del Mar Fernández Martínez.


Además, desde la organización inciden en el peligro que supone el “escalón de casi un metro de altura”, que se ha creado en el límite al que llegan las olas, entre la arena natural y la nueva, y que años atrás ya provocó una lesión a una de las vecinas de la pedanía.


Desde Costas señalan que la arena utilizada es efectivamente arena de cantera, pero que ha sido lavada y ha superado los “ensayos de turbidez necesarios para certificar que no dañará a las praderas de Posidonia”. Se trata, según esta autoridad, de un material que contiene “menos de un 5% de fino” (un tipo de arena arcillosa) por lo que estaría dentro de los límites establecidos por la ley para ser usada en playas.


A pesar de esto, y en la convicción de que se está atentando contra la vida marina de sus costas, al menos dos vecinos han anunciado su decisión de  presentar una denuncia a través de la fiscalía. Graeca, por su parte, presentará un escrito al Ministerio de Medio Ambiente y estudiará denunciar.


 

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería