Albox y Olula del Río disponen de agua potable para sólo “unos dos meses”

Los alcaldes de los pueblos del Almanzora llaman a la “solidaridad” con los pozos de emergencia

El agua del Trasvase del Negratín dejó de llegar al Almanzora hace semanas.
El agua del Trasvase del Negratín dejó de llegar al Almanzora hace semanas. La Voz

El tiempo se acaba para que los municipios que dependen del Trasvase del Negratín-Almanzora para el agua potable consigan una solución para abastecer a sus vecinos de agua apta para su consumo. La urgencia es mayor que nunca después de que el mencionado trasvase cerrara el grifo semanas atrás debido a la sequía.


Se trata de una carrera contrarreloj para que el agua de calidad siga llegando a estos dos municipios (que suman casi 20.000 habitantes) por una vía alternativa a la del Negratín-Almanzora hasta que los embalses de cabecera del trasvase recuperen el nivel exigido por la ley para que el agua vuelva a fluir. El margen no es grande. Según el alcalde independiente de Albox, Francisco Torrecillas, las reservas de los regantes encargados de abastecer el agua  a estas dos localidades disponen de líquido para administrar agua potable durante “unos dos meses” como máximo.


Esperando los pozos
Esta situación hace que la mirada desde estas poblaciones (aunque en la misma comarca hay otros pueblos menores que también comparten problemas de abastecimiento) esté fijada en la utilización de los pozos de emergencia situados en el municipio de Alcóntar, en el Alto Almanzora.


Torrecillas ha recordado que ya “en el mes de julio” los dos ayuntamientos advirtieron “a la Delegación del Gobierno y a Medio Ambiente la situación que íbamos a tener y que se preveía”, antes de agradecer “la celeridad de la Junta de Andalucía” para aplicar “la solución que le han dado” mediante el uso de pozos de emergencia situados “en una zona que no está sobreexplotada y que el Gobierno tiene como reserva para estos casos”. El regidor albojense ha detallado que la utilización temporal de estos pozos “para nada influye en los acuíferos de Baza o de Caniles”.


Para Torrecillas esta es la única opción para continuar distribuyendo agua potable en dos pueblos de las dimensiones de Albox y Olula del Río. “No tenemos otras posibilidades. Son dos pueblos muy grandes en los que no podemos abastecer el agua con cubas”. Sobre la posibilidad de construir una tubería alternativa a la del Negratín para suministrar el agua ve este proyecto inviable a corto plazo puesto que “Tanto Olula como Albox estamos enganchados al Negratín” y “hacer una infraestructura que una los pozos de emergencia con los pueblos es impensable en la inmediatez con la que nos urge el agua. Estamos diciendo que en un par de meses seguramente no tendremos”, reitera antes de recordar que dentro las mejores previsiones sería necesario extraer “nada más que 200.000 metros cúbicos”. En la misma línea se ha expresado el alcalde de Olula del Río, Antonio Martínez Pascual (PP).


Tiempo en contra
El regidor olulense cree que “hay que decir la verdad” y pide tanto a quienes apoyan esta decisión como a los detractores “que digan la verdad, que analicemos seriamente este problema y sobre todo recordar esa palabra que a veces cuesta decir: solidaridad”.


Ese llamamiento a la solidaridad no sólo hace alusión al suministro desde Alcóntar para Olula del Río y Albox sino que Antonio Martínez recuerda que “los demás pueblos del Alto Almanzora hay pueblos todavía que cubas, no tenemos infraestructuras y tenemos que tener una alternativa para que, si el Negratín falla, tener los pozos de emergencia” y mientras comenzar a trabajar en la llegada de “agua desalada”. Ambos alcaldes piden además celeridad. “El tiempo corre en nuestra contra porque estamos gastando el agua que tienen los agricultores en las balsas que tiene a lo largo del trasvase”, recuerda Francisco Torrecillas, quien pide seguir con el proyecto mientras que los embalses del Negratín “vuelvan a la normalidad”.


Pozos de emergencia: La opción ya se barajó con el PSOE
El problema del abastecimiento con agua de calidad para estas dos poblaciones no es nuevo. De hecho, el Negratín ya se cerró en 2017 aunque la llegada de las lluvias permitió que la situación no llegara al extremo. En todo caso, las dos localidades se reunieron con la Junta entonces gobernada por el PSOE, formación que ahora no ha ocultado su oposición al uso de estos pozos.

Según el alcalde de Albox, en aquel entonces “negociamos con la Delegación de Medio Ambiente esta misma alternativa para los pueblos: hacer los pozos de emergencia en el mismo sitio” aunque “no se hicieron porque empezó a llover y el Negratín se recuperó”, señala Torrecillas. Sobre el agua de los pozos, el alcalde de Olula del Río subraya que “estará controlada porque no se puede utilizar para riego ya que la ley de aguas lo prohíbe”.
 

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería