Los forenses detectaron lesiones en la joven fruto de “violencia” y “brutalidad”

Las defensas piden la absolución y, en caso de condena, atenuantes por drogas y alcohol

Vista  oral en la Audiencia de Almería
Vista oral en la Audiencia de Almería La Voz

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Almería retomó el viernes el juicio oral contra los tres jóvenes acusados de violar a una vecina de Campohermoso en abril del año 2016. La sesión marcó un punto de inflexión para las tesis de la acusación particular gracias al testimonio de los forenses.


Los peritos del Instituto de Medicina Legal de Almería afirmaron que la denunciante sufrió lesiones en los genitales y en el ano que “requieren violencia”. “Tenía lesiones externas y lesiones genitales, tenía una fisura de un centímetro y medio en el ano”, describieron los forenses. “Eran heridas sangrantes”.
Para los peritos, los daños coinciden con el relato de una agresión sexual. Las lesiones eran fruto de “una penetración con brutalidad”.


“Estaba realmente muy nerviosa, con mucha vergüenza. La exploración se tuvo que hacer con mucha sensibilidad. Meses después, si se le preguntaba se echaba a llorar. Tenía un miedo terrible”, añadieron en la vista del viernes.


Según la denunciante, los tres jóvenes, J. M. de 27 años, A. E. de 28 y A. M. de 32, la agredieron sexualmente la madrugada del 10 de abril de 2016 en un descampado de Campohermoso. La Fiscalía y la acusación particular solicitan 23 años de cárcel por presuntos delitos de agresión sexual y lesiones. Según la psicóloga que atendió a la joven, vinculada a un programa público del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), sufre estrés postraumático.


“La primera vez que la vi estaba en estado de shock, le comenté a una compañera aquí va a ser una atención larga”, explicó ayer en la sala de vistas. “Tenía flashes; es algo muy habitual tener lagunas en un primer momento y luego recomponer”, añadió. “Tenía alteraciones cognitivas y de ánimo. Tuvimos que intervenir en varias situaciones de crisis”.


Las defensas, representadas por los letrados Mónica Moya, Enrique Sánchez y José Miguel Ramos, alegan que los problemas de la joven podrían estar vinculados a conflictos familiares previos, ajenos a una violación que siempre han negado a lo largo de la causa.


El viernes, en la tercera vista oral de este caso, las defensas tuvieron a favor únicamente los testimonios de amigos y familiares de los acusados, así como la declaración de la camarera de uno de los locales de Campohermoso. “Entro bien, normal. Yo tampoco vi aquella noche nada fuera de lo normal. No había conflicto ningún tipo de pelea o problema”.


El fiscal y la acusación particular elevaron sus conclusiones a definitivas, mientras las tres defensas añadieron una petición alternativa en caso de condena que incluiría la aplicación de una atenuante muy cualificada o por consumo de alcohol y drogas por parte de los procesados. Las partes tendrán la oportunidad de realizar sus informes en dos sesiones matinales la próxima semana.

 

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería