Roquetas de Mar

El Mercado de Aguadulce languidece antes de ser reformado

Cuenta con 16 puestos de los que, a día de hoy, tan solo permanecen abiertos tres

El Mercado de Aguadulce languidece antes de ser reformado
  • Fachada del Mercado de Abastos de Aguadulce. Foto: F. Cuadrado
  • La Voz
  • Fernando Cuadrado
  • 02.09.2018

Son “los últimos de Filipinas”. Resisten al paso del tiempo y, lo que es peor, a la pérdida de clientes. Los tres únicos vendedores que mantienen sus puestos abiertos en el Mercado de Abastos de Aguadulce miran con “nostalgia” la vida que este mercado tuvo desde su inauguración, en el año 1988, hasta hace unos años “en los que después de llegar las grandes cadenas de supermercados e hipermercados la cosa empezó a decaer mucho”.


Un lamento que les hace reflexionar sobre las “promesas un día sí y otro también, pero especialmente cuando se acercan las elecciones” que han recibido durante los últimos años, pero que “nunca llegan a hacerse”. Es la historia de José, el frutero que lleva más de quince años vendiendo su género “de primera calidad, solo tienes que echar un vistazo”; de Ana, la pescadera que creció entre pescados “que llegan a diario” y que vende “bastante bien porque la gente nos conoce y sabe que tenemos buen género” y que comparte su barraca con sus mayores, los que se iniciaron en este mercado hace treinta años coincidiendo con su inauguración; y  de Manuel, el último en llegar “hace tres años” cuando decidió abrir un bar en el que “siempre hay que reinventarse” y por eso te preparan el pescado si lo compras en el puesto de al lado y te sientas en la “pequeña terraza” con la que cuenta.


Son los tres únicos puestos abiertos a día de hoy en este mercado, inaugurado hace treinta años con dieciséis puestos. “Al principio daba gusto ver esto, todas las barracas abiertas y un montón de público todos los días”, pero ahora ya no. “Llegaron los grandes y mira cómo hemos quedado, la verdad es que a veces da un poco de pena”, señala José.


Los tres hablan de la ansiada remodelación. “creo que el proyecto está incluso ya hecho y terminado, pero la verdad es que no sé porqué no se ha hecho, a nosotros no nos han dicho nada cerrado”. Una remodelación que esperan “vuelva a dar vida al mercado, porque ya no solo la gente de aquí, hay muchos turistas que vienen porque les gusta conocer los mercados de los sitios a los que van, y claro ven esto... y se extrañan mucho”.


Siguen esperando y mantienen la esperanza. Como “los últimos de Filipinas”.


“Solo queda esperar, no sabemos si resistiremos”

Los vendedores del Mercado dudan “a veces” de que las obras sean finalmente una realidad. “La verdad es que nos lo han prometido muchas veces, pero cuando no es por una cosa, es por otra, y al final llevamos años así”. El cambio que ha ido viviendo el Mercado es que lo “da rabia”. Los últimos en cerrar fueron una carnicería “hace ya un par de años por lo menos” y un bar “que decidió cerrar hace unos meses”. Se preguntan los vendedores por las solicitudes que afirman se han hecho al Ayuntamiento de Roquetas de Mar para abrir puestos en el Mercado. “no son cientos, pero sí que te puedo asegurar que hay diez o quince que querían abrir y el entiendo que quizás les hayan dicho que no... sé que les han dicho que se apunten supongo porque se contará con las obras y la reforma del mercado”.


“Hace unas semanas nos dijeron que esto era inminente, pero seguimos a la espera. Porque noticias no hay. El proyecto lo aprobaron y creo que hasta lo adjudicaron...”, pero siguen con la incertidumbre. Era marzo del año 2016 cuando la teniente alcalde del Ayuntamiento de Roquetas de Mar, Eloísa Cabrera, anunciaba la remodelación del Mercado, “una actuación en la que llevamos tiempo trabajando y para la que hemos encargado ya la redacción del proyecto”.


Para Cabrera, “la remodelación del Mercado de Aguadulce supondrá una gran mejora para todo el barrio, sabemos que es un proyecto muy esperado y por eso estamos muy satisfechos de anunciar esta importante noticia”. La edil recordaba por aquellos entonces la reforma acometida con el mismo objetivo en el Mercado de Las Marinas y la que se realizó posteriormente en el Mercado central.


“Continuamos trabajando para modernizar los espacios públicos e impulsar el comercio y el ocio entorno a ellos”, decía Cabrera que afirmaba que con las obras se conseguirían varios objetivos como “actualizar el edificio, remodelar todo su interior para convertirlo en un mercado accesible, cómodo y atractivo para realizar las compras”. La edil subrayaba también “el impulso que se le dará al comercio tradicional gracias a esta remodelación”.

newsletter


  • BOLETÍN
    DE NOTICIAS
    Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada RECIBIR
    • BOLETÍN
      DE NOTICIAS
    • Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

    • RECIBIR