El turismo rural, un antídoto contra la pandemia

Esta opción ha ganado adeptos entre la población

Calle típica de La Alpujarra.
Calle típica de La Alpujarra. La Voz

Que el turismo está siendo uno de los sectores más damnificados con la llegada del coronavirus es una obviedad. Si ya de por sí eran pocos los que se atrevían a desplazarse cuando estaba permitido, los toques de queda y el cierre de comunidades autónomas han imposibilitado el tránsito de personas entre ciudades.


Es por eso por lo que muchos miran al interior de su propia provincia para hacer una escapada, y el turismo rural cada vez gana más adeptos entre la población. Si bien el enorme descenso de viajeros ha arrastrado consigo las cifras de todos los ámbitos, sí es cierto que, porcentualmente, han aumentado aquellos que se decantan por una casa en la sierra en lugar de por la masificación de las grandes ciudades o los lugares costeros.


Eso se debe a que el interior, menos frecuentado, no solo permite desconectar, sino que garantiza que no hay riesgos de contagios por coronavirus, la gran preocupación de la sociedad hoy en día.


Ante esto, la provincia de Almería es aventajada, ya que cuenta con enclaves únicos y variados en los que desconectar del frenético día a día. Desde bonitas casas rurales en las inmediaciones de la capital que no requieren de largos trayectos en coche hasta perdidos pueblos en mitad de la montaña en los que saborear la tradición y la gastronomía de la zona.


Una opción a tener muy en cuenta ahora que el futuro vuelve a ser incierto en lo que a temas de movilidad se refiere.



 

Temas relacionados
Turismo rural Turismo Coronavirus Viajes

para ti

en destaque