Cómo saber cuál es la mejor época para casarse

La celebración de la boda será fundamental a la hora de escoger la temporada del año

Decidir cuál es la mejor fecha para casarse no es algo que se deba tomar a la ligera. Después de tomar una decisión tan importante como es la de casarse, hay que concluir cuál será el mejor momento para celebrar un día tan único y especial para la pareja. Cuanto antes se conozca cuándo quieren darse el “¡sí, quiero!” mucho mejor, ya que marcará el punto de partida para comenzar a realizar todos los preparativos.


Aunque sin ninguna duda el día del enlace será especial y recordado por todos, independientemente del día del calendario en el que se celebre, es bueno tener en cuenta cómo será la celebración para elegir el momento del año que mejor convenga.


El presupuesto, el vestido, el lugar de celebración de la boda y el desarrollo de la misma, son algunos de los aspectos que determinarán la mejor época para llevar a cabo el enlace nupcial.


La temporada de primavera-verano es una de las fechas más solicitadas. El sol y el buen tiempo hacen que la mayor parte de las parejas escojan los meses de marzo, abril, mayo y junio para casarse. Sin embargo, es precisamente ese  tiempo tan espectacular el que hace que haya una gran demanda y, por consiguiente,  que los precios sean mucho más elevados. Sin mencionar, además, que será mucho más difícil encontrar una fecha disponible.



La época de verano es otra de las temporadas favoritas por los futuros matrimonios, ya que el calor anima a muchos a realizar la boda en la playa o al aire libre. Un enlace en las fechas con más calor permitirá usar un vestido más vaporoso y fresco, lleno de colores divertidos y muchos detalles.


El lado más amargo de esta temporada es el excesivo calor que puede llegar a hacer en días puntuales o, por el contrario, pueden encontrarse con una jornada caracterizada por una gran tormenta de estival.


Una vez pasados los meses más codiciados, llega la temporada de otoño-invierno que, si bien no es muy apreciada por muchos, es bastante deseada por unos pocos. Se trata de una temporada que abarca desde finales de septiembre hasta mediados de marzo. Unas fechas algo complicadas para una boda, pero que sin duda cuentan con innumerables ventajas.


Durante esta época la paleta de colores cambia drásticamente para no tener nada que ver con la del resto del año. Los tonos marrones, verdes y naranjas son los protagonistas de una temporada en la que se puede organizar una boda de lo más original y con mucha personalidad.


Considerar el otoño como la época ideal para llevar a cabo un enlace es una gran idea si se odia el calor o se quiere huir de las molestas alergias que amenazan con arruinar uno de los mejores días de en la vida.


Además, a las ventajas se suma que se trata de una temporada baja en el mercado de las bodas y por ello habrá más y mejores ofertas, junto a un amplio abanico de fechas a elegir. Como es de esperar que el tiempo no acompañe, no será ninguna sorpresa si ese día llueve o hace malo, la boda estará más que preparada para cualquier imprevisto del clima.



 

Temas relacionados
Expoboda El tiempo Verano Ofertas

para ti

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

en destaque