El almeriense con más padres

Paco Cosentino, nombrado Hijo Adoptivo de Tíjola, tras serlo de Olula, Albox, Cantoria y Macael

Francisco Martínez-Cosentino Justo, en una imagen de sus inicios como empresario.
Francisco Martínez-Cosentino Justo, en una imagen de sus inicios como empresario.
Manuel León 20:22 • 29 mar. 2022

Quien es capaz de pagar 3.000 nóminas en lo que fue un valle de lágrimas, habitado solo por alacranes y caracoles, tiene derecho a tener muchos padres. Paco Cosentino, el que transfiere cada mes una lluvia fina de casi ocho millones de euros a las despensas del Almanzora, a cambio, claro, de un trabajo industrial valioso y, a veces, arriesgado, tiene derecho a que le sigan haciendo la ola. Si hay algún almeriense más por el estilo, que levante la mano. Por eso, el artífice de convertir el cuarzo en oro, colecciona municipios donde se le quiere tanto como a un hijo parido.


Mañana se hace público que el Ayuntamiento de Tíjola, presidido por José Juan Martínez, se une al pelotón de pueblos que se rinden a su labor como emprendedor y creador de riqueza -con subvenciones, ayudas y plácemes, quién de su tamaño no las recibe en España- pero riqueza al fin y al cabo, que es lo que importa, para superar los mil millones de euros facturados al año. Lo único que siempre ha dicho Cosentino a los alcaldes es: "si me tenéis que dar un premio, que sea por unanimidad, si no, no me lo deis".


Antes que Tíjola fue Olula quien lo nombró Hijo Adoptivo y Albox, donde iba a ver a la novia, y Cantoria, donde tiene su cuartel general mirando a Los Filabres, y en Macael, como hijo de Eduarda que era (o que es, porque uno nunca se apea del título de hijo en el recuerdo), fue nombrado Hijo Predilecto. A eso se le une la Medalla de Plata de Andalucía en 1992, cuando aún no sabía que besaría la lona del fracaso y que le cortarían la luz, el agua y la Visa; su distinción también como Hijo Predilecto de Andalucía; Medalla de Oro de las Cámaras de Comercio de España, tras presidir la de Almería; Premio Blanco White, por su labor europeista; y los dos últimos entregados por Felipe VI: el Premio Reino de España y el Premio Nacional de Innovación, hace solo unas semanas. 



"Si me dais algo, que no ponga mala cara nadie" suele decir Paco cuando lo llaman los alcalde para darle el título de Hijo, sabiendo que un hijo nunca le puede decir que no a un padre. Ahora es Tíjola, pero hay aún algún pueblo más preparándose para convertirse en el último padre de Cosentino. 





Temas relacionados

para ti

en destaque