Vuelve a crecer Metrovacesa en Almería, uno de los iconos del boom inmobiliario

Proyecta más 400 viviendas de obra nueva en la capital, Pulpí y Almerimar

Promoción  realizada por Metrovacesa en la confluencia de las calles Hermanos Pinzón y Gregorio Marañón en el centro de la capital almeriense,
Promoción realizada por Metrovacesa en la confluencia de las calles Hermanos Pinzón y Gregorio Marañón en el centro de la capital almeriense,

Metrovacesa, uno de los iconos del boom inmobiliario en Almería de los 2000, vuelve a adquirir peso específico dentro del sector con cuatro proyectos que suman un total de 430 viviendas de obra nueva en Almería, Pulpí y El Ejido.


La promotora inmobiliaria, que vendió la Casa de las Mariposas a Cajamar en 2008, está ahora controlada  por los bancos Santander y BBVA, que atesoran la mayoría del capital social y quienes le transfirieron la mayor parte de sus activos inmobiliarios en 2017 que estaban en sus filiales respectivas Altamira y Anida.


Con sede en la Avenida de la Estación, en donde estuvo la antigua Estación de Autobuses, Metrovacesa proyecta 54 adosados de lujo en la zona de La Pipa. Se trata de un concepto de vivienda novedoso en Almería en la que su disposición arquitectónica permite acceder con el coche hasta el jardín y cerrar con llave. A ello suma un plan de 24 pisos en un nuevo edificio también en el mismo entorno de la capital.


Metrovacesa, propietaria del Campo de Golf Mundo Aguilón de Pulpí heredado del BBVA, tiene suelo disponible para construir en torno a 1700 viviendas, de las que 200 han sido ya edificadas y en ejecución hay 138 en el paraje conocido como El Pilar de Jaravía. El tercer tablero donde esta promotora creada hace más de cien años, cuyo origen es el barrio de Cuatro Caminos de Madrid, tiene promociones en marcha en la provincia es Almerimar. Allí desarrolla 84 unidades en cinco bloques en primera línea de playa “que estarán finalizados en el verano de 2021”, precisa el gerente de promociones de Metrovacesa en Almería, Bartolomé Barqueros.


La promotora presidida ahora por Ignacio Moreno finalizó también un edificio que hace esquina entre la calle Hermanos Pinzón con Gregorio Marañón, en el centro de la capital y atesora amplias bolsas de suelo heredadas de los que fueron sus bancos acreedores. 



La operación de la Casa de las Mariposas
La operación se venía fraguando hacía meses, hasta que se rubricó la venta ante notario una mañana de diciembre de 2008 por diez millones. La Casa de las Mariposas, diseñada por Trinidad Cuartara en 1905 en el centro de la ciudad para la familia Campos Rapallo pasaba así  a manos de Cajamar con la intermediación de la inmobiliaria Infad. Metrovacesa la había ido adquiriendo poco a poco a distintos propietarios del histórico inmueble, algunos con contratos de inquilinato aún en vigor como Calzados El Misterio o Curtidos Ruiz.


Y llegó a anunciar la construcción de pisos de lujo en su portfolio de ventas. Y así hubiera sido, si no se hubiera cruzado por el camino la caja rural que rehabilitó el edificio que está calificado con la máxima protección en el catálogo de edificios protegidos de la capital. A partir de entonces, llegó la crisis financiera y la vieja promotora madrileña no pudo levantar cabeza, con peleas internas entre Joaquín Rivero y los Sanahuja, que se repartieron los activos hasta que fueron los bancos acreedores los que se hicieron con la firma en horas bajas y la excluyeron de bolsa. Ahora vuelve a consolidarse en Almería con ánimos renovados y con las cuentas saneadas.


 

Temas relacionados
Mercado Inmobiliario Casa de las Mariposas Cajamar Almerimar

para ti

en destaque