Almería pierde terreno como proveedor exclusivo de hortalizas en Europa

El incremento de las temperaturas en Europa hace que Almería solo ‘reine’ entre diciembre‘

La producción  hortícola almeriense tiene en el frío europeo uno de sus principales aliados.
La producción hortícola almeriense tiene en el frío europeo uno de sus principales aliados.

Las grandes comercializadoras almerienses de frutas y hortalizas están sufriendo en las últimas campañas un proceso de adaptación en los mercados. No es un fenómeno nuevo, siempre ha sido así, desde que con la entrada en el Mercado Común, Europa abriera sus puertas de par en par a la cosecha bajo plástico urcitana. La irrupción de  los cultivos de Marruecos ha sido uno de los elementos que más ha perturbado la supremacia almeriense en la venta de hortizas a Europa en los últimos años.

 Pero ahora, a tenor de la experiencia de la última campaña, el enemigo que más preocupa a algunas de las cooperativas y alhóndigas almerienses es el cambio climático, que está provocando que los países clientes puedan abastecerse cada vez más temprano con su propia producción. Un ejemplo puede ser Polonia, que ha sido capaz de cultivar tomate en febrero. Ello ha incidido en que el reinado de Almería, como suministrador exclusivo de tomate, pimiento o pepino, se haya reducido prácticamente a los meses de diciembre y enero, teniendo en cuenta el el Norte de Africa cada vez hace valer más su cupo. Como ejemplo, la caída del precio del tomate almeriense en lo que va de campaña se estima en un 30%, según los cálculos de la organización de agricultores Asaja.


Las empresas almerienses, por ahora, están frenando esta pérdida de exclusividad en los mercado alargando la campaña y procurando hacer acopio de producción y actuar como reexpedidores ante las necesidades de sus clientes. 


Este nuevo paisaje comercial, en el que se debe integrar a la fuerza el agro almeriense, fue uno de los capítulos principales debatidos esta semana en Almería, coincidiendo con la presencia del Informe de Campaña de Cajamar en la Casa de las Mariposas.



El presidente de la cooperativa de crédito almeriense, Eduardo Baamonde, constató este nuevo escenario de negocio para los empresarios que acudieron al acto y apostó por la diferenciación. “Es imprescindible aportar valor añadido a los procesos productivos”.


Sin embargo, a pesar de los nubarrones que aparecen sobre la principal actividad económica de la provincia, Almería ha vuelto esta campaña última a batir récord de producción y exportaciones: ocho de cada diez hortalizas que se recolectan en el invernadero almeriense acaban consumiéndose en una mesa de la vieja Europa. 


El valor conjunto de la agricultura intensiva almeriense aumenta un 5,3% y supera ya los 2.200 millones de euros. 

Las hectáreas invernadas han crecido también un 1,4% y se sitúan ya por encima de las 32.000, con acentuado avance de la lechuga, el melón y la sandía. 

 

Temas relacionados
Cajamar Sandía Casa de las Mariposas Medio Ambiente Invernaderos Empresas Cambio climático Hortalizas y verduras

para ti

en destaque