Manuela, un acto para abrir la Navidad gastronómica

Un estreno de lujo para una época fértil para la hostelería

Los afortunados comensales que asistieron a la cita
Los afortunados comensales que asistieron a la cita La Voz

Las fiestas navideñas, cargadas de simbolismos y de tradiciones, tienen en la gastronomía una de sus citas anuales más significadas. En los últimos años se ha convertido en una tradición, cada vez más asentada, la celebración de una comida que, de alguna manera, es el pistoletazo de salida a un mes cargado de celebraciones que alegran la vida, y las cajas, de los establecimientos de la provincia.


En esta ocasión se unían el restaurante ‘Manuela’ con el ya clásico Distribuciones Antonio Rueda, para ofrecer lo que sus responsables, Antonio Ortiz y Antonio Rueda, respectivamente, definieron como auténtico ‘festival’ de la buena mesa.


Producto de alta gama
Sobre la mesa un repertorio de algunos de los mejores productos que se pueden encontrar hoy en los mercados con vocación gourmet, entre ellos una selección de conservas de las Rías Baixas gallegas, unas anchoas del Cantábrico firmadas por Codesa, quesos de La Antigua de Puente Seco (León) o un exclusivo jamón ibérico de l marca RH Gourmet, para cuya presentación acudió desde Badajoz el propietario, Ramón Huertas.


A partir de ahí los buenos hábitos culinarios de Antonio Ortiz y su equipo del ‘Manuela’, entre ellos unos deliciosos chips de alcachofa con crema de Jabugo o unos preparados de carne de vaca rubia gallega macerada, unos delicados filetes de Kobe, o una brandada de bacalao especial Alejandra.


La maceración
Asistía a este festival gastronómico el propietario de la carnicería Divina Pastora, Miguel Ángel Gil, para explicar el creciente interés por las carnes maceradas, producto de muy alta calidad que se conservan en cámaras especiales con control de humedad o temperatura, que ‘maduran’ durante varias semanas, en ocasiones por encima de cien días, “para ganar en calidad y en sabor, aún a costa de perder parte de su peso en fresco, por eso es más cara, pero a los amantes de la buena carne les proporciona una gran satisfacción”.


No todas las carnes son aptas para ser sometidas e ese proceso de maduración, ha de ser de animales criados mediante modelos ecológicos, no tratados con antibióticos ni hormonas. Hasta se cuida que los animales no estuvieran en celo durante el sacrificio para que el estrés del momento no altere las características de las carnes, según explicaba Miguel Gil.


Comer y beber
Y para cumplir con las tradiciones el despliegue gastronómico se acompañó de otro, esta vez enológico, con una cuidada selección de vinos, en este caso a cargo de Distribuciones A.Rueda, que puso sobre la mesa el exclusivo cava Brut Nature de la bodega Muga, una edición limitada de un vino muy de moda en las buenas mesas como Bosque de Matasnos, y para acompañar las carnes un poderoso ‘Vitorino’ de la D.O. Toro.


Sorpresa para después de los postres con la aparición de una nueva ginebra bautizada con el nombre ‘Sorgin’ por su creador, el francés Francois  Louton, elaborada sobre la base de uvas sauvignón blanc y destinada en exclusiva a la alta restauración.


Los organizadores explican que en esta especie de inauguración de la Navidad gastronómica el número de comensales fue restringido porque “no buscábamos una cita multitudinaria para mantener esa esencia intimista que acompaña a estas fiestas, apropiadas para rodearse de la gente más querida”.

 

más leídas

últimas de Economía

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería