Denuncian que la desaladora de Almería utiliza agua de pozos

Los agricultores han enviado escritos de denuncia a la Fiscalía y al Defensor del Pueblo

La desaladora fue declarada de Interés General e inaugurada  junto a la Universidad en 2006 con fondos europeos.
La desaladora fue declarada de Interés General e inaugurada junto a la Universidad en 2006 con fondos europeos.

Agricultores de la Vega de Almería han denunciado ante la Fiscalía de Medio Ambiente y ante el Defensor del Pueblo Andaluz que la Desaladora de la capital no utiliza agua del mar, sino de 21 sondeos de más de cien metros de profundidad situados en tierra firme, en el delta del río. 


En el escrito-denuncia presentado hace un año por uno de estos vegueros afectados, José del Águila Ramón, se relata que “la actividad de esta desaladora está perjudicando a agricultores de la Vega de la Cañada de San Urbano, Viator y Huércal de Almería y esquilmando el acuífero del Bajo Andarax”. Añade el escrito que “la tubería está ubicada en la desembocadura del río cuyas avenidas son de aguas turbias y arrastran limo y sedimento, siendo el lugar menos indicado para ubicarla”.


El pasado 30 de octubre, el fiscal de Medio Ambiente, José María López Cervilla, resolvió archivar la denuncia “al no encontrar hechos concretos constitutivos de delito”. Ante ello, los afectados presentaron escrito el pasado 13 de marzo al Defensor del Pueblo Andaluz poniendo en su conocimiento “la incorrecta actividad de la Desaladora de Almería que, con sus 21 sondeos en tierra firme, está esquilmando el acuífero, bajando su nivel y aumentando su salinidad”. 


Del Águila pone como ejemplo que “una de las instalaciones afectadas es el motor de una antigua noria, quizá de más de 300 años de antigüedad, situada en el Cortijo Las Terreras, no hemos podido sacar agua por secarse el manantial en varios periodos desde 2014, repercutiendo en la actividad agrícola y dejando sin agua a doce viviendas. Por ahora, los agricultores afectados no han tenido respuesta del Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu.


Otro de los vegueros afectados, Diego Andújar, explica que desde el momento que se hizo esta desaladora en 2006 ya se advirtió que podría haber problemas con los pozos si se abrían los sondeos en tierra firme no en el mar. Añade que los pozos abiertos  para absorber el agua tienen unos 50 metros de diámetro y unos cien metros de profundidad “y ya dijimos entonces que podía afectar a los pozos, pero no se nos hizo caso por parte del técnico de la UAL que trabajó en el proyecto.


Esta circunstancia, según los regantes, podría estar afectando a unos 30 pozos, algunos de ellos centenarios, que utilizan más de 50 agricultores, la mayoría de ellos asociados a la cooperativa CASI. Según Andújar, “en un principio la desaladora, construida y explotada por la UTE Acciona-Abengoa, iba a absorber el agua para su desalinización del espigón de la Térmica, pero los técnicos cambiaron el criterio”.


Sobre la intencionalidad de este cambio, Andújar considera que “se debió a que cuanta menos sal tenga el agua, menos módulos son necesarios en la instalación, el agua que extraen tiene una salinidad de 17 gramos por litro, cuando el agua del mar tiene 37, eso les permite utilizar solo cuatro de los doce módulos con los que cuenta la planta”. Añade que “los problemas se acrecientan los lunes y los martes, después del fin de semana que es cuando la Desaladora bombea más agua porque la electricidad es más barata”. Están afectados todos los pozos desde El Jabato y la Cruz de Martos hasta la Universidad.


Los agricultores afectados aseguran que la salinidad de estos pozos ha aumentado un 5% y que la salmuera se deposita a solo 100 metros de la orilla del mar. 

 

más leídas

últimas de Economía

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.