Los regantes compran agua en Madrid para paliar la sequía

Estremera es el punto más lejano desde el que llegará caudal hasta los campos del Almanzora a través del canal Tajo-Segura

Campos de cultivo de lechugas en Los Guiraos (Cuevas del Almanzora) regados con agua del Trasvase del Negratín y con pozos propios.
Campos de cultivo de lechugas en Los Guiraos (Cuevas del Almanzora) regados con agua del Trasvase del Negratín y con pozos propios.

El déficit hídrico que se barrunta en el horizonte de la próxima campaña agrícola en el Levante y Almanzora, ha hecho a los regantes agudizar el ingenio para encontrar alternativas.


En unión de sus homólogos murcianos, los productores del extremo levantino de la provincia han acordado hacer valer un contrato de cesión con la Comunidad de Regantes de Estremera, en la Comunidad de Madrid para comprar 10 hectómetros de agua.


Se trata del caudal más lejano que ha llegado nunca a Almería, a través del canal del Trasvase Tajo-Segura.
“No es mucho, pero ayudará a paliar las necesidades de riegos, si es que a finales de verano tenemos problemas para desembalsar agua del Negratín”, ha indicado el presidente de la Junta Central de Usuarios del Valle del Almanzora, Fernando Rubio.
Junto a este agua de los montes madrileños, los regantes del Almanzora también tienen aprobada la compra de la cuenca del Genil-Cabra para poder regar las hortalizas de la campaña venidera.


La Comunidad de Regantes de Pulpí, como guinda, ha conseguido también, a través del Decreto de Sequía de Murcia, poner en explotación unos pozos que habían sido paralizados por el Supremo.




También está en marcha la idea expuesta por los representantes de los regantes alicantinos en la última cumbre del Sureste para paliar los efectos de la sequía de traer agua desde el Júcar para las tres provincias limítrofes.


Son acciones encaminadas a anticiparse a las posibles restricciones del pantano del Negratín que está al 47% de su capacidad y del que los regantes del Almanzora y Levante se nutren con 50 hectómetros. Si continúa la ausencia de lluvias y baja del 30%, el trasvase de caudal se complicará para los regantes almerienses.


Canon El Gobierno aprobó hace quince días una serie de medidas contra la sequía, a través del Consejo de Ministros, como la exención del canon del Trasvase Tajo-Segura durante 2017 y 2018, que a los regantes se les antoja insuficientes. Una de las peticiones unánimes de los regantes almerienses es que la Junta, que es quien tiene transferidas las competencias de cuenca, apruebe un Decreto contra la sequía de la misma naturaleza que el Gobierno Central ha aprobado para Murcia, donde no ha habido transferencia de competencias de la Cuenca del Segura al Gobierno autonómico.


El consejero de Agricultura de la Junta de Andalucía, Rodrigo Sánchez Haro, ha mantenido encuentros con regantes del Almanzora para planificar soluciones y convocar una próxima Mesa del Agua.


De hecho, mañana jueves está prevista una reunión preparatoria de este foro para analizar los problemas de riesgos en el Bajo Andarax, tras la prohibición de utilizar el agua de la depuradora del Bobar y los del Almanzora, donde el agua garantiza el empleo a más de 20.000 personas de la comarca.


 

Temas relacionados
Pulpí Verano Lluvias Tribunal Supremo Agua

para ti

en destaque