La agricultura integrada gana la batalla de los residuos, la ecológica la de los mercados

Almería abre nuevos caminos para lograr una producción aún más sana

Cientos de participantes en el Simposio de El Ejido
Cientos de participantes en el Simposio de El Ejido
Antonio Fernández
03:00 • 20 may. 2016

Durante los dos últimos días El Ejido ha capitalizado el debate sobre los modelos de producción ‘limpia’, convertido en una confrontación no sangrienta entre los dos sistemas productivos que se disputan la hegemonía del residuo cero y la confianza de los consumidores.


En un rincón del ring la producción integrada que se ha adueñado de más del 90 por ciento de la superficie de invernaderos cultivada en la provincia. En el otro la agricultura ecológica que goza de un gran cartel en toda Europa y que se pavonea por ser la oficialmente más limpia y saludable.


El combate 
Sin embargo los datos no son ni mucho menos tan concluyentes. Por ejemplo los Servicios de Sanidad Vegetal de la Junta de Andalucía señala que a la hora de confrontar los análisis de productos salta la sorpresa con frecuencia, y es que la presencia de restos de agroquímicos apunta como ganador a la integrada, hasta el punto de que el secretario general de la Delegación de Agricultura, José Antonio Aliaga, afirmaba en el foro e debate ejidense que la agricultura ecológica “tiene muchas cosas que aprender de la producción integrada”.


En el tajo 
Mientras se dilucida la supremacía de uno o de otro modelo los laboratorios echan chispas. Por el Auditorio de El Ejido, sede del Simposio de la Agricultura Ecológica, han desfilado investigadores, técnicos, productores de uno y de otro modelo, gestores públicos y científicos que trabajan cada día para dar ese paso más que diferencie el producto almeriense del del resto del orbe.




El resultado es alentador en forma de resultados cada vez más positivos, cada vez más palpables y, lo más importantes, cada vez más trasladados al campo y puestos en manos de agricultores que se están convirtiendo en auténticos maestros de la producción salludable, de calidad, de variedades sostenibles y con peso en los mercados.


La disputa 
Pero el papel hegemónico está en el aire y aún habrán de pasar años para que se puedan evaluar los resultados de ese debate entre lo integrado y lo ecológico. Las prácticas culturales en los invernaderos almerienses demuestran que a estas alturas será muy difícil superar sus niveles de eficiencia, a la que aspiran los ecológicos.


Sin embargo a favor de estos últimos juega un sellito verde que identifica en los mejores y mayores mercados a lo ecológico. Está presente en las vidas y en las mentes de millones de consumidores que lo asocian a calidad, sabor y salud. Se lo han ganado trabajando en ese segmento en los tiempos difíciles, pero ya no son los únicos protagonistas de esa revolución verde que condiciona el futuro.


El Simposio lo clausuraba el presidente del IFAPA, Jerónimo Pérez Parra, que se trajo bajo el brazo el III Plan Andaluz de Producción Ecológica, los casi 300 millones para invertir en él, y la apuesta por ‘ecologizar’ al sector.



Temas relacionados

para ti

en destaque