Nuevas tecnologías para mejorar la red de saneamiento

En el Día Mundial del Saneamiento, Hidralia recuerda que hay que hacer un buen uso del inodoro

En lo que va de año, se han limpiado más del 590 toneladas de residuos en la red de saneamiento de Roquetas de Mar.
En lo que va de año, se han limpiado más del 590 toneladas de residuos en la red de saneamiento de Roquetas de Mar. La Voz
Rosa Macer
20:59 • 18 nov. 2022

Hoy, 19 de noviembre es el Día Mundial del Saneamiento, efeméride con la que se busca concienciar a la sociedad sobre la importancia del saneamiento, un salvavidas que evita la transmisión de enfermedades y facilita la salubridad de los espacios. Esta finalidad se enmarca en el Objetivo de Desarrollo Sostenible nº6: ‘Agua y saneamiento para todos’ de aquí a 2030. 


Objetivo 2022

Este año, la temática del Día Mundial del Saneamiento se centra en el impacto de la crisis de saneamiento en las aguas subterráneas bajo el lema ‘Hacer visible lo invisible’, y explora cómo los sistemas de saneamiento inadecuados esparcen los desechos humanos en ríos, lagos y suelos, contaminando los recursos hídricos subterráneos. 



Desafío

El nuevo desafío al que se enfrentan las ciudades es lograr evacuar con el menor impacto ecológico un flujo de agua (aguas residuales y aguas pluviales) cada vez mayor. Para ello, es necesaria una revolución en la gestión para anticiparse a los posibles problemas que pueden surgir en la evacuación de las aguas, siendo imprescindible ir de la mano de la digitalización y las nuevas tecnologías.




Plan de mejora



 Hidralia, como concesionaria del servicio de agua potable y alcantarillado de Roquetas, continúa con su plan para la mejora y optimización de las redes de saneamiento de la ciudad (cuenta con un total de 443 kilómetros de redes) para mejorar la resiliencia del municipio ante las consecuencias del cambio climático, que ya se dejan sentir con precipitaciones cada vez más intensas y extremas.

De hecho, se continúa con la ampliación de los sensores con los que se cuenta para la gestión de las redes de alcantarillado, aumentando su red de pluviómetros, que permiten tener datos en tiempo real de la acumulación de agua por diferentes zonas de Roquetas y actuar en aquellas que se considera que tiene mayor riesgo ante la cantidad de agua que la red está soportando. 

A ello hay que sumar un sistema de alertas y herramientas meteorológicas, que les permite actuar con anticipación en caso de que se prevean lluvias intensas. 


Optimización

Por otro lado, Hidralia trabaja para anticiparse y evitar averías y optimizar la vida útil de las redes utilizando la tecnología para tener información actualizada del funcionamiento de la red, conociendo aquellos momentos en los que se hace un uso más intenso, en los que el flujo es mejor y las necesidades de consumo en cada zona y periodo.

Para asegurar el buen funcionamiento de las redes de saneamiento es imprescindible su mantenimiento y por ello desde Hidralia se realizan revisiones y limpiezas continuas de la red, así como refuerzos en diferentes periodos (como es el caso de la campaña que se acaba de realizar con motivo del inicio de la temporada de lluvias). 

Un esfuerzo que ha permitido en lo que va de año la retirada de más de 590 toneladas de desperdicios de las conducciones de alcantarillado de la ciudad y procedentes también de la Estación de Depuración de Aguas Residuales (EDAR) de Roquetas.


Las incidencias a causa de estos desperdicios impiden el buen funcionamiento del sistema y suelen estar formados por productos para el cuidado personal (toallitas, tampones y bastoncillos, entre otros) que no deberían de acabar en la red.

Es por ello por lo que desde Hidralia se hace un llamamiento a la ciudadanía de Roquetas para que realicen un buen uso de los urinarios, sobre todo respecto al tema de las toallitas húmedas, que siguen siendo una de las principales causas de atoros y atascos de la red, recordando la necesidad de que se desechen en el cubo de la basura y no se tiren al WC.


Obras

Por otro lado, cabe destacar que desde Hidralia esperan que en breve comiencen las obras del terciario, que permitirán que la EDAR de Roquetas cuente con las instalaciones necesarias para ofrecer un efluente (agua residual tratada) de calidad para que el cien por cien del agua regenerada en la planta pueda ser aprovechada para el riego de invernaderos. 

Lo que convierte a la actuación en una palanca de impulso no solo de la economía circular, sino también de minimización del impacto de periodos de sequía al evitar que se tenga que extraer este recurso tan necesario del acuífero y/o la desaladora.


Temas relacionados

para ti

en destaque