El juez imputa a Cospedal y a su marido por el presunto espionaje a Bárcenas

Cree que la intervención del matrimonio pudo ser “decisiva” para captar al chófer de Bárcenas

La ex secretaria general del PP y ex ministra María Dolores de Cospedal, sale del Congreso de los Diputados, este miércoles.
La ex secretaria general del PP y ex ministra María Dolores de Cospedal, sale del Congreso de los Diputados, este miércoles. Europa Press

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha citado como investigados a la ex secretaria general del Partido Popular María Dolores de Cospedal y a su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, por su supuesta implicación en el espionaje parapolicial que se habría montado desde el Ministerio de Interior contra el ex tesorero del PP Luis Bárcenas y su familia a través de la ´Operación Kitchen´.

El titular del Juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional ha atribuido al matrimonio presuntos delitos de cohecho, malversación y tráfico de influencias, en relación con dicho operativo, llamándoles a declarar a las 10.00 del 29 de junio en el caso de Cospedal y a la misma hora del 30 de junio para su marido. El auto de imputación se ha conocido justo cuando López del Hierro estaba compareciendo ante la comisión del Congreso de los Diputados que investiga la ´Operación Kitchen´.

El magistrado también ha citado por los mismos delitos al ex jefe de Gabinete de Cospedal José Luis Ortiz, para el 30 de junio, así como al ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martinez y al ex comisario José Manuel Villarejo -ya investigados-, para el 1 de julio.

García-Castellón cree que sería "conveniente" escuchar a Cospedal y su marido acerca de "su participación en la captación de Sergio Ríos", el chófer de la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias, al que la investigación judicial señala como espía de la trama ´Kitchen´.

El juez considera que "su intervención, a través de Andrés Gómez Gordo (el jefe de seguridad de Cospedal), al parecer pudo ser decisiva para que éste (Ríos) se decidiera a participar".


Agendas de Villarejo Según se desprende del auto, el detonante para la imputación de Cospedal y López del Hierro han sido las agendas incautadas a Villarejo el pasado mes de octubre, con anotaciones referidas a los años 2012 y 2014, incluidas algunas sobre la pareja, que figura como MD y COSPE y como ILH.

Estos manuscritos sitúan el nacimiento de la ´Operación Kitchen´ el 11 de julio de 2013 mediante un apunte relativo a CHISO --Francisco Martínez-- que dice: "Charla de 45 minutos. Plan conta LB. Interv. comunicaciones, registros y citación de mujer e hijo".

"Es en este momento cuando se detecta una cadena de anotaciones que permiten interferir la participación de Cospedal y López del Hierro en la captación de Ríos", explica el juez.

Así, el día 18 de ese mismo mes, junto a las siglas ILH, Villarejo escribe: "Aviso contacto Sergio. Él se encarga de hablar con Andrés Gordo". Y añade sobre COSPE: "Varios contactos y posible cita". Meses después, el 4 de septiembre de 2013, hace un apunte revelador sobre COSPE: "Control LB".

Informes a Cospedal A esa nota siguen otras en las que se describe a Gómez Gordo como su canal de comunicación con Cospedal. A este respecto, el juez subraya que el inspector jefe era "una persona cuya trayectoria profesional se había desarrollado en gran medida junto a Cospedal" tanto en Madrid como en Castilla La Mancha.

En este sentido, Villarejo plasma en sus agendas registros como "Aviso copia dada al Andi. Agradeció mensaje, lo transmitirá a COSPE" o "Andi muy contento por los datos que le di para la COSPE". No obstante, el magistrado observa también cierto "recelo" de Villarejo a Gómez Gordo por su "cercanía" a Cospedal. "Aunque COSP le ha dicho que se fíe de mi, como su jefe de seg., le puede decir que está equivocada", reflexiona el ex comisario.

En concreto, al instructor le resulta "sorprendente" un escrito del agente retirado: "Espera recibir instruccio. para recoger discos y grabaciones. Y todo lo demás".

En este contexto, García-Castellón ve necesario tomar declaración a Ortiz para que aclare si, como jefe de Gabinete de Cospedal, "recibió alguna copia de manos de Gómez Gordo y, en su caso, si se la facilitó" a su superior, a la que también quiere preguntar sobre este extremo.



Objetivo salvar al tesorero Sin embargo, el juez resalta que las alusiones a Cospedal y su marido se remontan a antes de ´Kitchen´, cuando el objetivo sería ayudar a Bárcenas. En abril de 2012, constan varias entradas en los cuadernos de Villarejo donde junto a ILH se habla de contactos para "salvar al tesorero""Charla breve, MD agradeció aviso BARC" O "Alfredo Prada interlocutor de Bárcenas con Interior. Cosp habló con Cosidó (...) del tema" son algunas de las destacadas por García-Castellón.

En este punto, el instructor entiende asimismo que se debe interrogar a la pareja sobre "su posible intervención en toda la serie de movimientos (...) que, aparentemente, estarían encaminados a prestar ayuda al señor Bárcenas".

Pone de relieve un encuentro entre Villarejo y Cospedal donde "estaba IHL" que queda plasmado en un apunte del 26 de octubre de 2012, tras el cual aparece el correo electrónico de la ex secretaria general del PP y el número de teléfono de su secretaria. García-Castellón quiere saber si fue la líder ´popular´ quien facilitó esos datos y con qué fin.

En esta primera etapa, quien surge como supuesto enlace entre Villarejo y el matrimonio es Ortiz, mencionado como ORTI. "Aviso de que todo va según lo previsto. Se encarga de transmitirlo a COSPE", recoge el ex comisario. Esta "dación de cuenta" del policía al jefe de Gabinete de la entonces presidenta de Castilla la Mancha, valora el magistrado, "carece de toda lógica".

Por último, García-Castellón anticipa que preguntará a Cospedal si, como muestran las agendas de Villarejo, "le dio gran bronca" al Secretario de Estado de Seguridad en mayo de 2013 y, de ser así, si estaba relacionado con el inspector principal de Gürtel, Manuel Morocho, y los "problemas" derivados de su informe.





Avance de la investigación La Fiscalía, en un informe del pasado septiembre, ya pidió imputar a Cospedal y López del Hierro por su supuesto rol en la captación del chófer con un doble interés: directo, como supuesta afectada por la documentación comprometedora que Bárcenas tendría sobre ella, e indirecto, como secretaría general del PP. Su marido, según el Ministerio Público, sería la persona que puso en contacto a Gómez Gordo con Villarejo para reclutar a Ríos.

Entonces, García-Castellón se negó a imputarlos aduciendo que no había indicios suficientes y que se debía seguir indagando. Meses después, tras "numerosas" diligencias de investigación, afirma que "la pieza se vislumbra con la madurez necesaria para encarrilar la fase preparatoria, estando ya en condiciones para resolver sobre las declaraciones interesadas por el fiscal en su día".

El juez ve como "avances significativos" en las pesquisas las agendas de Villarejo que, si bien "no pueden tomarse como hechos irrefutables" --hay que tomarlas con "cautela"--, sí permiten "confirmar un cronograma temporal de determinados acontecimientos" relevantes de ´Kitchen´, así como ratificar lo conocido por otras fuentes.


El proyecto SMP A pesar de este salto cualitativo en la instrucción, García-Castellón sigue sin ver lazo alguno entre Cospedal y López del Hierro con el ´Proyecto SMP´, encomendado a CENYT -empresa de Villarejo- como "un proyecto de estrategia jurídica con el objetivo prioritario de evaluar la posibilidad de anulación total de actuaciones del SG", sumario Gürtel. Si entonces no apreció "sustrato indiciario suficiente" para hacer tal conexión, explica que las diligencias practicadas desde entonces tampoco han permitido vincular este proyecto al matrimonio.

Sobre esto, el magistrado comenta que resulta "significativa" la declaración realizada por Bárcenas del pasado 21 de diciembre, en la que, al ser interrogados sobre dicho proyecto, respondió que desconocía la existencia de vínculo alguno entre el mismo y el PP.




No avisada a tiempo La ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal se ha presentado este miércoles en el Congreso para su comparecencia ante la comisión de investigación de la llamada ´operación Kitchen´ al no haber sido avisada con tiempo de que la convocatoria se había suspendido tras haberse conocido que ha sido citada por el juez instructor como investigada.

La suspensión ha sido votada a puerta cerrada en la comisión tras la sesión matinal de comparecencias y los diputados han recibido el aviso a las tres de la tarde, apenas media hora antes del comienzo previsto para comparecencia, según confirmaron a Europa Press fuentes parlamentarias.

Cospedal, que tenía cita ante la comisión a las tres y media, se ha presentado sobre las 15.20 horas en el Congreso acompañada de su abogada y se ha dirigido a la Sala Prim, donde se han sustanciado las comparecencias de la comisión Kitchen este miércoles. Y ha sido allí donde se ha enterado, a través de los medios de comunicación, de que su comparecencia había sido suspendida minutos antes.

"Esto no puede ser" "No me han avisado. Nadie me ha dicho nada. Esto no puede ser", ha protestado Cospedal, quien ha explicado que había acudido al Congreso porque estaba "obligada" a comparecer, tras lo cual ha cuestionado que se haya tenido que enterar así de una decisión de estas características.

Enseguida, ha abandonado los alrededores de la Sala Prim y se ha dirigido al mostrador de ujieres del edificio que se encuentra enfrente del Palacio del Congreso para quejarse por que no se le hubiera avisado de que su comparecencia había sido aplazada y para pedir cuentas por este proceder.

Por el camino, se ha encontrado con la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, y el secretario general del grupo, Guillermo Mariscal, y otras diputadas como Carmen Riolobos y María Jesús Bonilla, que la han acompañado hasta una de las salas del Congreso, donde esperaba recibir explicaciones de por qué no se le ha notificación con la suficiente antelación esta decisión.

Desde el PSOE aseguran que, tras adoptarse la decisión de suspenderse la comparecencia, los servicios jurídicos de la Cámara procedieron a avisar a Cospedal: la llamaron al teléfono de contacto que había facilitado, pero no lo cogió; a las 14.30 horas se contactó con la secretaria, que prometió avisarla, y además se le envió un correo electrónico.


En contra de posponer la cita  La suspensión, propuesta por el PSOE, ha sido avalada por todos los grupos salvo el PP, que ha votado en contra al sospechar que los socialistas buscan alargar los trabajos de la comisión, y Vox, que ya no estaba en la sala.

Los demás grupos sostienen que el cambio de la situación procesal de la exdirigente del PP afecta a la comparecencia y prefieren posponerla. Será la mesa de la comisión la que decida, en su caso, una nueva fecha.

Con la comparecencia de Cospedal este miércoles, la comisión ya sólo tenía pendiente del listado inicial llamar al exministro Jorge Fernández Díaz y al expresidente Mariano Rajoy, cuya comparecencia se calculaba para la próxima semana, el 10 de junio.

Una vez que se terminen los interrogatorios, la comisión debe aprobar unas conclusiones antes del 30 de junio para después votar el dictamen en el Pleno del Congreso.

 

Temas relacionados
Política PP Tribunales Congreso de los Diputados

para ti

en destaque