Restaurantes llenos para celebrar la Navidad, pero precios más bajos

A estas alturas del mes resulta prácticamente imposible conseguir una reserva

Los almerienses no renuncian a la clásica comida o cena prenavideña, aún con presupuestos más bajos.
Los almerienses no renuncian a la clásica comida o cena prenavideña, aún con presupuestos más bajos. La Voz
Antonio Fernández
20:00 • 06 dic. 2022

La crisis aprieta, la inflación ha encarecido definitivamente productos y servicios, la incertidumbre aumenta, las perspectivas económicas no están en su mejor momento... y a pesar de todo los almerienses no renuncian a las clásicas comidas y cenas de estas fechas navideñas.


Así lo reconocen la mayor parte de los establecimientos de hostelería de Almería, que señalan que las perspectivas para estos días festivos pueden suponer la recuperación de los niveles de ocupación -no tanto del consumo- del ejercicio de 2019, el último antes del cataclismo provocado por la Covid-19.


Los empresarios del sector indican que esa arraigada costumbre de reunirse a comer o a cenar como anticipo de las fiestas navideñas se está notando desde hace ya más de una semana, y es que los más previsores incluso han adelantado sus citas gastronómicas.



Lo hacen por anticipar, por conseguir precios algo más bajos y porque en las fechas ‘clave’ ya es prácticamente imposible. Ya es difícil encontrar mesa en la mayor parte de los restaurantes y, en general, establecimientos hosteleros de la provincia, pero esa dificultad se convierte en un cartel de ‘completo’ en la práctica totalidad de ellos si la fecha elegida se aproxima al fin de semana que va desde el viernes 16 al domingo 18 de diciembre.


Malas fechas



Ese fin de semana conforma el ‘núcleo duro’ de las celebraciones prenavideñas porque, según los hosteleros, las fechas festivas de este año no son propicias para los festivos centrales de la Navidad. La Nochebuena cae en sábado, el igual que la Nochevieja y eso es un handicap para las comidas de empresa o grupos de amigos, que apuestan por los eventos en familia.


Para las empresas del sector la demanda de comidas y cenas en los días previos a la Navidad serán este año un buen momento para recuperar la actividad y los ingresos de los últimos años previos a la pandemia del coronavirus; al menos así lo indican los niveles de reservas en los establecimientos y una demanda que no ha cesado de aumentar desde que a finales del pasado noviembre comenzara la búsqueda de un lugar en el que brindar por las fiestas.



Lo que sí se ha resentido son los presupuestos disponibles por parte de la clientela; ahí si se han notado los efectos de la crisis y la disponibilidad de los bolsillos de los almerienses. En unos casos se ha optado por presentar ofertas que están ligeramente por debajo de los precios del último ‘año bueno’, el de las navidades de 2019.


En otros casos se opta por un menú más modesto, con menos platos e incluso acudiendo a formatos diferentes como el de los ‘platos al centro’ e incluso los ‘platillos’, esa otra forma de definir las clásicas tapas que, en los últimos años, se han sofisticado para dar nuevas opciones a los comensales.


Una tercera vía, elegida sobre todo por los establecimientos de mayor tamaño, es la de reducir las raciones que se ofrecen, una alternativa que casa con las preferencias de numerosos clientes, que no son reacios a poder escoger consumiciones de la misma calidad que en años anteriores, sin el dispendio que significas las copiosas cenas o comidas de los años precrisis.


Mediante cualquiera de esas fórmulas, lo cierto es que los presupuestos se ajustan más a la capacidad económica aunque, eso sí, pocos renuncian a la cita.


Temas relacionados

para ti

en destaque