Denuncian ante Salud a cinco centros quiroprácticos de Almería por intrusismo

El Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía se lamenta de la pasividad de la Administración

Los centros quiroprácticos denunciados llegan a tratar graves enfermedades, según los denunciantes.
Los centros quiroprácticos denunciados llegan a tratar graves enfermedades, según los denunciantes. Europa Press
Miguel Cabrera 20:30 • 14 ago. 2022

El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía tiene presentados ante la Inspección de Servicios Sanitarios de la Junta cinco denuncias contra centros de quiropráctica de Almería por intrusismo profesional, al carecer de la titulación oficial necesaria para realizar tratamientos de fisioterapia como los que practican.


Junto a estas denuncias ante Salud, el Colegio también tiene presentadas en Andalucía tres querellas en distintos juzgados de Sevilla y otras seis quejas ante los Servicios de Consumo de la Comunidad autónoma, en Málaga y Sevilla (dos denuncias en cada provincia), en Córdoba y en Granada. 


Pero como informa el propio Colegio Profesional, estos casos denunciados son solo la punta de un profundo iceberg existente desde hace décadas en toda España y que ha mantenido a muchas ‘clínicas’ sin titulados oficiales en un “limbo legal”, de forma que en algunos casos incluso en peluquerías o centros de estética “se están realizando tratamientos que solo pueden practicar fisioterapeutas".



Y añaden que estos centros alegales llegan a tratar graves enfermedades, desde el cáncer a pólipos del cuello del útero o hernias discales, e incluso a bebés, según se ofrece ‘alegremente’ en sus anuncios, sobre todo a través de internet o las redes sociales, como está sucediendo en algunos de los casos denunciados en Almería.


20 años de lucha Los fisioterapeutas andaluces llevan más de 20 años luchando "contra estas prácticas ilegales que hacen mucho daño a la profesión", en una guerra en la que hasta ahora no han encontrado el apoyo requerido por parte de la Administración.



“El problema era que como estos centros no eran considerados como sanitarios, la Junta nos decía que no podía entrar en ellos para practicar inspecciones, algo que nunca hemos entendido puesto que si se supiera, por ejemplo, que en una clínica ilegal no considerada como centro sanitario se está operando a corazón abierto se intervendría de inmediato”, dice Rocío García, vocal de Intrusismo del Colegio Profesional de Andalucía.


Según añade, el problema se agrava con la existencia de academias de masajes que vienen a decir que sus títulos son oficiales y que por tanto capacitan para ofrecer servicios solo posibles para fisioterapeutas titulados cuando no es verdad. 



“Infravalorados” En suma, los fisioterapeutas titulados se consideran “infravalorados” al entender que no se les hace el caso necesario, a pesar de que estas prácticas ilegales pueden llegar a provocar graves daños. “Se han dado casos incluso de personas que han perdido la visión temporalmente por una manipulación cervical incorrecta”, apunta García.


Los profesionales también encuentran dificultades para llevar los casos de intrusismo a los tribunales porque en muchos casos los perjudicados por estas prácticas no están dispuestos a llegar hasta el final en sus denuncias. Pero quienes están dispuestos a hacerlo también pueden encontrarse con problemas o trabas, incluso en la Administración, para que se adopten soluciones. 


Este periódico ha conocido el caso de Enrique de Guzmán, un vecino de Roquetas de Mar que ha presentado dos denuncias por intrusismo ante la Junta, los ayuntamientos y ante el Colegio de Fisioterapeutas contra dos ‘clínicas’ de quiromasaje y acupuntura, una de de esta localidad del Poniente y otra de Almería capital. Según indica, después de un gran número de sesiones que no solo no le hicieron mejorar en sus dolencias, sino que estas fueron a peor, en ambos casos se negaron a facilitarle facturas válidas y hoja de reclamaciones.


Siguiendo el protocolo, llamó a las respectivas policías locales, que “corroboraron que estos centros no estaban dados de alta y ni siquiera tenían hojas de reclamaciones". "No entiendo para qué va la Policía si luego el Ayuntamiento no toma medida alguna”, protesta. 


Ninguna medida

Enrique  de Guzmán se lamenta de que 16 meses después de su primera denuncia a la Delegación  provincial de Salud, "sus responsables no ha tomado ninguna medida contra las clínicas". 


“¿Para qué sirve entonces la Consejería de Salud? ¿Cómo es posible que la Delegación territorial no investigue a las clínicas ilegales, que no tributan ni están dadas de alta pero que se anuncian en Google?”, se pregunta.


Sin embargo, la actitud de la Administración frente a estas prácticas puede cambiar muy pronto, después de que, como informa el Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía, el Tribunal Supremo haya dictado una sentencia en la que concluye  que las terapias naturales son actividad sanitaria y deben de regularse como tales.


El Alto Tribunal considera que la Osteopatía forma parte de la formación que a nivel de grado reciben los fisioterapeutas; y  que también la quiropraxia y el quiromasaje pueden ser considerados como métodos y técnicas concretas dentro del amplio campo de la fisioterapia.


El TS concluye que las terapias naturales son actividad sanitaria y deben de regularse como tales, y ejercerse bajo la vigilancia y control de personal sanitario y en instalaciones que tengan la consideración de centros sanitarios.


Temas relacionados

para ti

en destaque