Almería registra las noches más calurosas de todas las provincias españolas

El insomnio ataca a los almerienses con temperaturas mínimas que no bajan de los 27 grados

Mapa que muestra a Almería como la provincia con las míunimas más altas
Mapa que muestra a Almería como la provincia con las míunimas más altas La Voz
Antonio Fernández 23:54 • 04 ago. 2022 / actualizado a las 09:42 • 05 ago. 2022

Los almerienses llevan ya casi dos semanas con dificultades para disfrutar de un descanso reparador; es la consecuencia de unas temperaturas mínimas que están presentando valores significativamente más altos de lo que han sido las medias históricas para la provincia.


La madrugada del miércoles al jueves de esta semana, por ejemplo, los termómetros no bajaron de los 27 grados centígrados, según los registros de la Agencia Estatal de Meteorología, recogidos en sus informes diarios por la sociedad de expertos climáticos Meteored, la más elevada del conjunto de las provincias españolas.


Bochorno
Esos 27 grados, que se han repetido insistentemente desde el inicio del verano, o incluso en el final de la primavera, se registran en las horas finales de la madrugada, en torno a las seis o siete de la mañana, pero advierten los meteorólogos que en horas nocturnas la temperatura es unos cuantos grados superior, con registros por encima de los treinta grados alrededor de la medianoche o primeras horas de la madrugada.



Ahí entra en juego el llamado ‘umbral del sueño’, situado en el entorno de los 25 o 26 grados de mínima, que dificulta conciliar ese sueño ‘reparador’ que tanto precisa el organismo humano. Entre los mecanismos capaces de propiciar un descanso adecuado, sistemas como el aire acondicionado o los ventiladores, incluso algunos trucos como meter las sábanas en el congelador y colocarlas en el momento de ir a dormir.


El alto coste energético, o las molestias inherentes  a esos sistemas de refrigeración hace que muchos opten por intentar dormir a pesar de esas temperaturas tan elevadas, aunque para muchos almerienses eso se traduce en insomnios.



Desde Meteored advierten que estas noches tropicales, incluso ‘ecuatoriales’ se han triplicado o cuadruplicado desde la década de los años 70. La causa es la elevada estabilidad anticiclónica, un fuerte calentamiento durante el día que no acaba de disiparse por la noche, días largos y escasa circulación del aire, más patente aún en núcleos urbanos.




Temas relacionados

para ti

en destaque