“El estrés y la ansiedad son los mayores enemigos de una buena salud sexual”

Jesús Alonso da formación, talleres sobre educación sexual y además es profesor

Jesús Alonso.
Jesús Alonso. La Voz
Rosenda Mirón 20:30 • 02 jul. 2022

Hace varias décadas, la doctora Elena Ochoa descubrió a los españoles en la televisión pública que se podía hablar de sexo de forma natural, pedagógica y sin estridencias. La sexología asomó a un medio masivo para educarnos y normalizar algo que era tabú. Ha llovido mucho desde entonces y no abundan los espacios de esas características, pero hay expertos como Jesús que trabajan por incluirla en los programas educativos, dando charlas e intentando que no se retroceda en la educación sexual, porque de ello dependen muchos comportamientos importantes en nuestras vidas.


Almería es epicentro de la sexología en España, mucha gente no lo sabe.

Sí, es así. De hecho contamos con el único Máster en Ciencias de la Sexología oficial público de toda España y somos pioneros en Europa. Hay otras universidades que lo tienen pero son privadas. Además la UAL ha realizado un convenio con la universidad de Quito (Ecuador) en la que este máster se hace online, también se va a impartir en Chile, y hay muchos alumnos de Latinoamérica que vienen a Almería a cursar este máster.



Lo cantaba la Carrá, ¿para hacer bien el amor hay que venir al sur?

Yo diría que sí. Es cierto que el clima influye un montón, porque el aumento de horas de sol hace que determinadas hormonas se segreguen con más facilidad, y además propicia a una serie de actos que nos llevan a tener más relaciones sociales que a su vez nos llevan a tener más relaciones sexuales. Si estás en tu casa a cuarenta grados bajo cero, pocas posibilidades tienes de relacionarte con los demás.



Entonces el clima facilita tener sexo, ¿cuáles son los enemigos del buen sexo?¿Qué es lo opuesto?

Claramente el estrés y la ansiedad. Prácticamente desde pequeñitos vivimos con estrés diario, acudiendo a un montón de actividades extraescolares, con la presión académica, y de adultos pues con todo lo que conlleva la adultez. Todo eso son grandes enemigos de las relaciones sexuales, hace que los niveles de cortisol se eleven y eso hace que por ejemplo en el caso de las mujeres haya menor lubricación, en los hombres erecciones de menor calidad, y a nivel cognitivo que las relaciones sean una agonía.



¿Podemos ser felices sin sexo?¿tener un a vida plena sin él?

Ser feliz sin relaciones sexuales es imposible, porque aunque no lo creamos, constantemente estamos teniendo relaciones sexuales: por ejemplo un beso, una caricia, un abrazo, una relación verbal…no solo es algo genital. La sexualidad es un compendio de muchas cosas, por lo que es imposible vivir sin sexo.


Pero ¿una relación de pareja puede ser plena sin el sexo “en la cama”?

Sí, estamos preparados para ello, hay personas que no requieren de ese tipo de relación sexual, nosotros conocemos casos, pero estoy seguro de que practican otro tipo de acciones sexuales.


Asistimos a un cambio de modelos y estándares de relaciones interpersonales: poliamor, relaciones abiertas…¿cambiará para siempre el patrón clásico de pareja y monogamia?

Yo confío en estudios que se han hecho de antropología sobre si el ser humano es monógamo por naturaleza. Hay grandes antropólogos y biólogos han hecho investigaciones, por ejemplo el Gran Atlas Etnográfico de Murdock: más de 800 culturas del mundo analizadas y solo el 20% eran monógamas. Las nuevas estructuras de pareja han llegado para quedarse y me parece súper bien que entendamos que la posesión no es amor, y ya está. ¿Por qué alguien solo puede amar, entendiendo amar a nivel de relación a una sola persona? ¿por qué no podemos amar a mucha más gente a la par que nos respetamos?Si la monogamia formara parte de nuestra naturaleza yo pregunto ¿por qué hay tantas infidelidades y divorcios?


¿Las aplicaciones tipo Tinder ayudan a quitarle hierro a la forma de plantearse relaciones y sexo?

Hacen una gran labor en algunos aspectos y flaco favor en otros. Abren puertas a poder conocernos de forma accesible pero también hacen que perdamos el sentido de lo social, lo personal. Me parece natural quedar para tener un encuentro sexual pero estas apps hacen que perdamos la esencia de la comunicación, que en una relación posterior es super necesaria. Te pierdes pasos de filtración y si vas directamente al grano es posible que no sea tan placentera esa relación como podría haber sido.


Y la realidad virtual viene pisando fuerte: ¿podemos disfrutar tanto con algo así sin necesitar tocar a nadie?

Si no estableces una relación cuerpo a cuerpo, por más historias virtuales y grandes inventos aparezcan, somos energía y nunca vamos a poder vivir lo mismo que en directo. El piel con piel es algo de lo que el ser humano está sediento.


Temas relacionados

para ti

en destaque