Una expedición almeriense trae a Mojácar a 21 refugiados ucranianos

Antes han dejado ayuda humanitaria para su país en un viaje con sus coches particulares

Algunos de los refugiados ucranianos que viajan camino a Almería.
Algunos de los refugiados ucranianos que viajan camino a Almería. La Voz
Miguel Cabrera
20:59 • 10 mar. 2022

Una expedición almeriense viaja este jueves camino de vuelta desde Polonia con 21 refugiados ucranianos que han huido de la guerra provocada por la invasión rusa a su país. Son cuatro vehículos de particulares -un quinto que partió también el lunes desde Almería se averió y deberá permanecer en Polonia hasta ser reparado- que se han unido en torno a María Moreno, la propietaria del restaurante Cabo Norte de Mojácar, quien ha sido el alma mater de este proyecto humanitario. 


Desde la carretera, cuando sobre las seis de la tarde se acercaba en su furgoneta a la ciudad francesa de Lyon, nos hablaba al volante David Mahiques, quien volvía con destino a Mojácar junto a dos madres ucranianas y sus dos hijos de 4 y 9 años, y una mujer y un hombre mayor sin ningún parentesco con el resto, aunque a todos ellos les une el hecho de que tienen familiares en el Levante almeriense que les acogerán con los brazos abiertos.


Junto a David viaja también Igor, un ucraniano  residente en Mojácar, quien se ha rotado en todo el trayecto con él para conducir, al igual que han hecho los otros cuatro vehículos almerienses, que han llevado dos conductores cada uno para permitir un mayor descanso y reducir el tiempo de viaje



De los diez conductores que partieron hacia Polonia, tres eran, como Igor, ucranianos que viven en Almería. Como explica David, una de ellas es Natalia, la empleada del restaurante que llevó a María a decidirse a organizar el viaje.


Desde Cracovia



David había partido por la mañana de este jueves desde Cracovia, donde habían recogido a los refugiados un día después de descargar en Przemys -una ciudad polaca a 14 kilómetros de la frontera de Ucrania convertida en la zona cero de la crisis de los refugiados- todos los alimentos, ropa, productos higiénicos y material médico que había sido donado por los clientes del restaurante Cabo Norte.


“Además, muchas personas han donado dinero, que en parte está sirviendo para pagar este viaje, que nos habrá costado unos 2.000 euros por vehículo, entre gasolina, comida, peajes, etcétera”, dice David, aunque lo cierto es que cuando decidió emprender este viaje pensaba pagarlo de su propio bolsillo.



David es un autónomo que vive en Mojácar con su mujer y su hija de siete meses, que el lunes decidió embarcarse en esta aventura. “Tengo un pequeño centro deportivo con pistas de tenis y pádel en Marina de la Torre, pero hasta el 1 de julio estoy en paro, porque los hoteles de la zona están cerrados. Y viendo por la tele a unos jóvenes de Lugo que iban a traer refugiados decidí hacer lo mismo, con mi furgoneta de nueve plazas. Las he pasado canutas con el covid, pero pensé que si pasara algo así en España me gustaría que me ayudaran… y aquí estoy”.



Primer objetivo

Después de partir el lunes de madrugada de Mojácar, la expedición llegó la tarde del miércoles a  Przemys, donde descargó todo el material de ayuda. David ha ido informando puntualmente a través de las redes sociales de su viaje. Y describía así esta primera etapa: 


“Primer objetivo cumplido. Desde Mojácar hasta unas instalaciones gestionadas por la embajada ucraniana a escasos kilómetros de la frontera ucraniana. El primer ayudante del embajador de Ucrania en Polonia ha flipado con lo que dan de sí dos furgonetas almerienses. Conforme íbamos descargando, los operarios iban embalando palés, que luego partirían rumbo a Ucrania, donde más se necesita: el frente de batalla, orfanatos, centros de refugiados”.


Pero aún quedaba lo más importante, la recogida de los refugiados en Cracovia y la vuelta hacia Almería.  Este camino ha comenzado este mismo jueves por la mañana, para terminar la jornada en Francia, donde pensaban hacer noche en un camping antes de acometer la última jornada.


Solidaridad alemana

En el viaje de vuelta, la expedición almeriense ha tenido la oportunidad de comprobar la oleada de solidaridad que se está generando en toda Europa en esta guerra. “Nos hemos parado a comer en un restaurante en Alemania, muy cerca de la frontera con Francia. Tenía ya la cocina apagada, pero cuando el dueño, un chaval joven, se ha enterado de quiénes éramos, ha preparado comida para todos y no nos ha cobrado”, dice David Mahiques.


Se espera que los refugiados ucranianos y sus ‘rescatadores’ almerienses estén en Mojácar este viernes por la noche o en la madrugada del sábado.Aquí les aguardan sus familiares, que les acogerán, aunque el Ayuntamiento ha ofrecido también su ayuda. 


A pesar del cansancio acumulado en tantos días seguidos de conducción, David afirma que ya está preparando otro viaje “la semana que viene” para volver a traer más refugiados a Almería, por lo que ya anima a acompañarle a todo aquel que quiera unirse al proyecto. .


Temas relacionados

para ti

en destaque