Los vecinos del centro, contra las paradas de los autobuses urbanos

Asociación Bastetania se queja al alcalde por los ruidos y la contaminación que producen

Un autobús urbano de la capital, en una imagen de archivo.
Un autobús urbano de la capital, en una imagen de archivo. La Voz
M. R. Cárdenas 13:00 • 11 feb. 2022

Las "prolongadas, ruidosas y contaminantes" paradas de más de 20 minutos con el motor en marcha que realizan a diario los autobuses urbanos en el centro de la capital han hecho que los vecinos de la zona levanten la voz contra una situación que, denuncian, les está afectando a su salud.


Así lo han asegurado desde la Asociación de Vecinos Bastetania, que hoy ha pedido al alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, que ponga fin a esta problemática con la que se enfrentan a diario y lo haga "con más contundencia en la aplicación de las normas contra los ruidos".


Según denuncian desde el colectivo, el conflicto radica en que los autobuses urbanos permanecen en algunas paradas más de 20 minutos estacionados y con el motor en marcha, "con la consiguiente contaminación "acústica y atmosférica", lo que, a su juicio, "supone un riesgo para la salud tanto de los que viven en los edificios más próximos y adyacentes como del resto de almerienses".



Las paradas 'señaladas'

De este modo, apuntan desde el colectivo, de la parada que han recibido más quejas es las que se ubican en la calle Doctor Gregorio Marañón, junto al Colegio de La Salle, en otras de la Rambla Obispo Orberá o la Rambla Federico García Lorca. Aunque la presencia molesta de estos autobuses también se dan, aseguran, en la Avenida del Mediterráneo, así como en las diversas paradas de control de las distintas líneas.



Una situación que no es baladí, pues "tal como han demostrado las investigaciones", el mayor ruido vehicular proviene de buses. "El fomento de los autobuses urbanos como medio de transporte colectivo constituye uno de los ejes fundamentales definidos en el Plan de Movilidad Urbana y Sostenible de la ciudad de Almería, pero debería serlo en condiciones de salubridad pública ya que el ruido provocado por los medios de transporte afecta directamente a nuestra salud", destacan desde Bastetania.


Asimismo, aseveran, el ruido del tráfico rodado aumenta las patologías del corazón, además de otros efectos auditivos y sobre la salud y la calidad del sueño. "Altos niveles de ruido promueven y provocan mecanismos de estrés que pueden causar alteraciones de tipo cardiovascular, respiratorio y metabólico. No obstante, sus efectos adversos en las personas pueden ser no sólo a largo plazo, sino incluso acumulativos. Los efectos adversos que pueden ser generados por el ruido se refieren a alteraciones fisiológicas, psicológicas o a ambas, y la intensidad de los efectos se relaciona con la exposición a mayores niveles de ruido y a períodos más prolongados", apuntan.



Por último, destacan también el grave problema de la contaminación asociada, "que provoca un gran impacto ambiental en cuanto a emisiones de CO2 y es un gran contribuidor al calentamiento global".


Temas relacionados

para ti

en destaque