Fallece Francisco Botella Salvador, profesor jubilado de La Salle y del San José

El veterano docente dejó huella enseñando Matemáticas a varias generaciones de almerienses

Francisco Botella Salvador.
Francisco Botella Salvador. La Voz
Evaristo Martínez 19:58 • 08 feb. 2022

Francisco Botella Salvador, profesor de Matemáticas jubilado desde 1999 que impartió clases en los colegios San José y La Salle, ha fallecido este martes, según se ha dado a conocer en los perfiles en redes sociales de la Asociación de Antiguos Alumnos de La Salle Almería.


"Su vocación fue la enseñanza y el que lo conoció lo recuerda", recoge el mensaje en el que se informa que este miércoles, a las once de la mañana, habrá una misa funeral para despedirle en la capilla del Tanatorio Almería, donde está siendo velado.


Según explicaba en una entrevista concedida a LA VOZ en 2003, cuatro años después de su jubilación, Francisco Botella descubrió su vocación docente mientras realizaba el servicio militar en 1952. "Tras finalizar el Bachillerato me fui a la mili con idea de ingresar en la Academia Militar. Allí me encomendaron dar clases de Matemáticas a los soldados, ya que las dominaba bien. Entonces descubrí que lo mío era la enseñanza y, tras finalizar aquel periodo, me dediqué a mi vocación". 



Su primer destino, en el año 1958, fue el desaparecido colegio San José, en la calle de la Reina, un centro privado que dirigía Rafael López Lafuente y que entonces era pionero por ser el único mixto en Almería. "Preparábamos el Ingreso en horario escolar. Y cuando éste finalizaba, a las seis de la tarde, funcionaba como academia, dando clases de preparación para la reválida de 4°. Yo, como siempre, las Matemáticas", contaba a José Luis Laynez en este diario.


Tras permanecer doce años impartiendo clases "con métodos muy actuales" en este colegio --"éramos auténticos pioneros, todo en unos años en que aún funcionaba aquello de 'la letra con sangre entra'"--, Francisco Botella saltó a La Salle en 1970, gracias a la insistencia del entonces director, el hermano Santiago, para que se incorporara a este colegio.



"Llegué cobrando 6.400 pesetas mensuales. Impartía los cursos altos de EGB y también les daba clase a los internos, fuera del horario lectivo", recordaba en la entrevista. 


Su figura como profesor de Matemáticas dejó huella en varias generaciones de almerienses hasta su jubilación en 1999. También porque su presencia se vinculó a los viajes de estudios del colegio lasaliano. "No había costumbre de hacer viajes al finalizar el primer ciclo de EGB y yo me metí en aquel tinglado. Visitábamos los lugares más diversos, eso sí, siempre de España. Y hasta que me jubilé seguí encargado del viaje de estudios de quinto", apuntaba. 



Cuando se jubiló, un grupo de antiguos alumnos del San José, cerrado en 1977, le brindó un homenaje en el Gran Hotel Almería. La comunidad educativa de La Salle le homenajeó también en 1997 por sus bodas de plata en el colegio. 


Además, Francisco Botella fue un rostro habitual de la vida pública almeriense, muy presente en actos sociales y culturales. Fue además una persona comprometida: durante muchos años fue voluntario en Cáritas, donde además de llevar la administración seguía impartiendo clases a personas con menos recursos durante dos días en semana. Clases de Tecnología y Matemáticas, la materia a la que consagró su vida.

Temas relacionados

para ti

en destaque