Un cuento de Año Viejo. Sueños en Walili

A miles de migrantes nos dio el regalo de una segunda oportunidad, pero Walili existe

La noche en que bajó el infierno a vernos, Affoué no pudo reprimir las lágrimas. Le había llamado Thema a media tarde. “La niña”, me dijo, y entonces miró el pequeño retrato, lo asió con ternura y se refugió en la litera. Eran las siete cuando escuché chirriar los plásticos de las paredes. Sentí un frío duro. Entraba el aire, descosido, por las coyunturas de aquel portón de madera. El viento nos había dado una tregua, pero el techo, una cubierta de plásticos amarrados con cuatro tímidos alambres, temblaba de miedo. 



Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/228915/un-cuento-de-ano-viejo-suenos-en-walili

 

Temas relacionados
Inmigración

para ti

en destaque