¿Cuáles son los modelos de coche más robados?

Los robos en Almería suben un 19 por ciento este año, aunque la tendencia global es descendente

Un policía examina un vehículo.
Un policía examina un vehículo.
Javier Pajarón 07:00 • 24 nov. 2021

Los robos de vehículos en la provincia de Almería han crecido un 19 por ciento hasta septiembre y coloca este apartado en una proyección similar a los registros previos a la era del Covid-19. En este periodo de 2021 se denunció el robo de 202 automóviles, 90 de ellos en la capital almeriense, donde se acumula una subida del 36 por ciento, según la estadística oficial.


La incidencia es anecdótica en demarcaciones importantes como Adra o la Comarca de Níjar, donde apenas se anotan casos de sustracción de vehículos en 2021, pero se resiente en la capital. La media provincial ronda un caso denunciado al día.


Se trata de un tipo delictivo de gran impacto en la impresión subjetiva de la seguridad, es decir, de la imagen que los ciudadanos tienen sobre su entorno. Sin embargo, una mirada más amplia muestra una progresiva caída de los robos de vehículos a lo largo de la década que invita al optimismo.



En 2010 se registraron casi de 1.200 robos en la provincia de Almería. Desde entonces, la bajada ha sido progresiva hasta una cierta estabilización en el último trienio con una media de 350 casos por ejercicio. El motivo principal de este fenómeno está en la mejora de los sistemas de seguridad de los automóviles, que incorporan con cada vez mayor frecuencia mecanismos de bloqueo automático e incluso seguimiento de los coches. Esto hace más difícil abrirlos, arrancarlos y modificarlos y disuade a los delincuentes de emprender la aventura del asalto, amenazados con un arresto inmediato.

Modelos

Esta situación queda evidenciada en informes técnicos del sector. Según un estudio elaborado por la patronal de las compañías aseguradoras Unespa, los cinco modelos coches más robados en España son SEAT Ibiza, el SEAT León, el Volkswagen Golf, el Ford Focus y el BMW Serie 3.  




La lista continúa con el Citroën Xsara, el Peugeot 206, el Ford Fiesta, el Renault Mégane o el Opel Astra, con perfiles muy parecidos a los anteriores. Se trata de modelos con grandes volúmenes de ventas, muy extendidos y con un enorme mercado en los circuitos clandestinos de segunda mano en España.


Además, la existencia de un parque móvil tan grande permite dar salida a los productos por piezas. Esto es, los delincuentes prescinden de la comercialización completa de los coches, algo que requiere la elaboración de documentación falsa y manipulación de los números de serie, y optan por la venta por partes.


Las investigaciones policiales han denunciado en varias ocasiones la comercialización de piezas robadas en portales de Internet de segunda mano, donde el rastreo es más complejo y los bajos precios aceleran la salida. “La incidencia de los robos entre los llamados vehículos viejos (más de 10 años de antigüedad) es superior a su peso relativo en el conjunto del parque móvil nacional (57 por ciento)”, precisa Unespa.


Por otra parte, las fuerzas de seguridad han realizado operaciones contra organizaciones criminales especializadas en la sustracción y desguace de automóviles, con frecuencia destinadas al mercado internacional.


El Servicio Fiscal de la Guardia Civil en el Puerto de Almería trabaja para frenar la salida de motores y piezas a través de los ferries a Marruecos y Argelia, uno de los puntos calientes en la provincia por el tráfico de furgonetas y camionetas, especialmente en los meses de la Operación Paso del Estrecho.


Condenada una banda por robar coches y exportarlos a Marruecos

Los tribunales condenan a los componentes de una organización criminal dedicada al robo de vehículos de alta gama en la provincia de Almería y a su exportación a Marruecos.  El Tribunal Supremo ha convertido en firme la sentencia contra diez acusados por delitos de robo con violencia, receptación, pertenencia a grupo criminal y atentado a agente a la autoridad por hechos cometidos entre abril y junio de 2013. Según la sentencia, los acusados se concertaron para “sustraer vehículos de alta y media gama con uso de medios violentos e instrumentos peligrosos”. Una vez los tenían en su poder, les sustituían las matrículas y los llevaban a Marruecos a través del puerto de Algeciras. La investigación de la Policía Nacional confirmó que se trataba de robos por encargo, esto es, los delincuentes se hacían con los automóviles después de haber negociado con los futuros compradores. De este modo se aseguraban de una venta rápida a su llegada a Marruecos y se liberaban de la posesión para borrar pistas. Se han podido acreditar golpes en Retamar, Costacabana y El Alquián, aunque en las diligencias se mencionan sospechas de una actividad más extensa.  El tribunal impone al cabecilla una condena de dos años y tres meses de prisión tras aplicarle atenuantes de dilaciones indebidas y confesión tardía, lo que permite una pena muy inferior a las interesadas inicialmente por la Fiscalía. En una persecución con vehículos de la Policía Nacional en junio de 2013 un delincuente arrolló en dos ocasiones a la patrulla en su intento de huida desde Retamar hacia la Región de Murcia.



Temas relacionados

para ti

en destaque