Luto en la enseñanza almeriense por la muerte de Antonio Galindo

Ha sido durante décadas profesor en La Salle y un ejemplo como pedagogo

Simón Ruiz 09:47 • 05 oct. 2021 / actualizado a las 10:07 • 05 oct. 2021

El mundo de la enseñanza almeriense llora este martes, 5 de octubre, la muerte del profesor Antonio Galindo, de 64 años de edad, a consecuencia de una larga enfermedad.


El alcalde de la capital, Ramón Fernández-Pacheco Monterreal, ha informado de su fallecimiento en su cuenta de Twitter a primera hora de esta mañana.



Galindo deja huérfana a la educación de Almería justo en la jornada que se celebra el Día Mundial de los Docentes. Su muerte deja una gran huella en La Salle, donde fue profesor durante décadas y donde se convirtió en todo un referente de la pedagogía.



En su amplio currículum destaca también su vinculación, como amante de la ciencia, con el Instituto de Estudios Almerienses. Antonio Galindo Cuenca formó parte del Departamento de Ciencias y Tecnología del IEA, adscrito a la Diputación Provincial de Almería, donde fue su responsable durante varios años.


Hace menos de dos años. Antonio Galindo, un profesor muy querido en toda la ciudad donde dio clases a miles de alumnos, recibió el reconocimiento de la ciudad de Almería.



En concreto, a finales de noviembre de 2019, el Ayuntamiento le imponía el Escudo de Oro de la Ciudad al profesor. En un comunicado, el Consistorio informó que era "un reconocimiento a no solo su admirable trayectoria profesional, abriendo el mundo del conocimiento a los más jóvenes, sino también a su condición de almeriense ejemplar".


La entrega de esta distinción que, en palabras del propio profesor Galindo, era "lo más grande que le puede pasar a un almeriense", tuvo lugar en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, en el marco de la inauguración del II Congreso Nacional Infantil Contra la Violencia de Género ‘Miradas Adolescentes’, que se celebró en la ciudad y en el que participaron 80 jóvenes de 12 centros educativos de la provincia y de otras ciudades de España y del que fue director y creador.

"Creo que es justo que la sociedad devuelva de algún modo el beneficio que supone ayudar a que los ciudadanos tengan criterios firmes, opiniones informadas, certezas científicas y dudas razonables. Muchas gracias por todo ello, Antonio. Gracias por ayudarnos a comprender mejor todo lo que nos rodea. Y que, de ese modo, seamos conscientes no sólo de lo que somos, sino sobre todo de lo que podemos llegar a ser",agradecía el alcalde de la ciudad, quien anunciaba también que ya se estaban haciendo los trámites para que, por primera vez, Almería tenga, también en él, la figura del Defensor de la Infancia.

Galindo, visiblemente emocionado, agradecía esta distinción "que sobrepasa cualquier límite imaginable". El profesor hizo referencia a varias frases de la escritora Rosa Montero, "frases que tienen que ver mucho conmigo y la educación": "Ni pena ni miedo", "Atrévete a saber" y "Los niños son proyectos de gigantes".


Temas relacionados

para ti

en destaque